Bajan los contagios de ébola

Bajan los contagios de ébola

Oct 30, 2014 0 Por latlayud
La Organización Mundial de la Salud confirmó la disminución de nuevos casos de ébola en Liberia, uno de los países más afectados. El Pentágono ordenó cuarentena para los soldados que regresen de África. Foto: The New York Times
Un trabajador de la salud revisa a personas para descartar la presencia de ébola. Foto: AP
Pacientes con ébola descansan en una clínica en Monrovia, la capital de Liberia. Más de seis mil 300 de los enfermos se encuentran en ese país. Foto: AP
Trabajadores de la salud llevan el cuerpo de una mujer que se sospecha contrajo el virus del ébola en el condado de Bomi, en Liberia. Foto: AP
AFP, EFE, Notimex y AP

GINEBRA, 30 de octubre.— La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó ayer la disminución de nuevos casos de ébola en Liberia, uno de los países más afectados por la epidemia, aunque advirtió que aún es pronto para celebrarlo.

“Parece que la tendencia es real en Liberia y podría haber un descenso” de contagios, explicó a la prensa en Ginebra el subdirector general de la OMS, Bruce Aylward.

Los laboratorios también han constatado un “estancamiento o un leve descenso” de los casos confirmados, afirmó.

El martes, la Cruz Roja de Liberia anunció haber confirmado un importante descenso del número de muertos causados por el ébola en Monrovia, la capital de Liberia, y los alrededores de la capital liberiana desde principios de octubre.

No obstante, Aylward dijo estar “aterrorizado (ante la posibilidad de) que se interprete mal la información y que la gente empiece a pensar que el ébola está bajo control”.

“Es como pensar que un tigre que se tiene como mascota está bajo control”, advirtió.

La epidemia de ébola ha causado casi cinco mil muertes en África occidental y se han registrado más de 13 mil casos de contagio. El virus se manifiesta con fiebre, vómitos, diarrea y dolores y se contagia por contacto directo con fluidos corporales.

EU asiste a reunión en Cuba

Una reunión técnica para diseñar medidas contra la expansión del ébola en América fue inaugurada ayer en Cuba con la presencia de 32 países, entre ellos Estados Unidos, en una inédita cooperación entre dos viejos enemigos de la Guerra Fría.

Esta conferencia de dos días en La Habana, convocada hace nueve días por los mandatarios de los países del bloque ALBA, comenzó con un minuto de silencio por el economista cubano Jorge Juan Guerra, muerto de malaria en Guinea el domingo pasado mientras servía como administrador de la brigada médica que lucha contra el virus en África.

“El propósito fundamental de este encuentro es intercambiar criterios para el enfrentamiento del ébola”, dijo el ministro de Salud cubano, Roberto Morales, en la apertura de la conferencia que congrega a representantes de la OMS y diversos organismos regionales, así como de Estados Unidos, Canadá y 30 países latinoamericanos y caribeños.

“Cada país tiene que estar preparado para dar esta respuesta (si aparecen casos de ébola); no vamos a tener tiempo para que llegue una respuesta internacional”, advirtió Morales, cuyo país —a pesar de sus dificultades económicas— se puso en la vanguardia de la cruzada contra la epidemia, al enviar a 256 médicos y enfermeros a las naciones más afectadas de África.

Hacen llamado internacional

Tim Callaghan, líder del comité de respuesta de Estados Unidos contra el ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea, los tres países más afectados por la epidemia, instó ayer a la comunidad internacional a concentrar sus esfuerzos en África para evitar nuevas infecciones.

“África necesita apoyo médico, enfermeras con corazón abierto para apoyar, de cualquier país. Cuando esos profesionales saben que están en una zona de riesgo tienen que coordinar con sus gobiernos para un re-
torno seguro”, indicó Callaghan.

El especialista dio a conocer la situación en el continente al ministro paraguayo de Salud Pública, Antonio Barrios, durante su estancia en Asunción.

Alertó además que el sistema sanitario en esos tres países africanos está colapsado, por lo que abogó por una política preventiva y el aumento de los controles en cada país y en sus respectivos aeropuertos.

“Apoyamos en el control de las infecciones y en educar sobre la enfermedad”, aseguró a través de un comunicado.

 

Impondrán cuarentena a enfermera

El gobernador de Maine, Estados Unidos, y autoridades de salud del estado quieren conseguir un mandato legal que les permita mantener en cuarentena a una enfermera que atendió a pacientes contagiados con ébola en África, quien sostiene que no hay justificación para aislarla, informó ayer el mandatario estatal Paul LePage.

La policía local vigila la casa donde la enfermera Kaci Hickox se encuentra en cuarentena voluntaria, agregó LePage, para asegurar su protección y la seguridad de la comunidad.

Hickox dijo a dos programas de televisión que ha respetado la cuarentena voluntaria y que no tuvo contacto con nadie ni el martes ni ayer, pero que no piensa seguir cooperando después de eso.

“No pienso seguir las directrices”, dijo Hickox al programa Today. “Sigo horrorizada por estas políticas de cuarentena domiciliaria que me han sido impuestas por obligación aunque estoy perfectamente sana”.

Su abogado informó que Hickox no está dispuesta a cooperar a menos que el estado levante “todas o la mayoría de las restricciones”, lo que LePage consideró decepcionante.

“Esperábamos que la enfermera cumpliera voluntariamente con los protocolos, pero este individuo dijo públicamente que no los respetará”, afirmó LePage en un comunicado. “Estamos muy preocupados por su seguridad y la salud de esa comunidad”.

Hickox, quien viajó como voluntaria con Médicos Sin Fronteras, fue la primera persona afectada por la cuarentena obligatoria impuesta por Nueva Jersey para pasajeros procedentes de los tres países de África más afectados por la enfermedad.

—AP y DPA

 

Pentágono aislará a soldados 21 días

En una orden que incluye firmes restricciones para las tropas estadunidenses que regresan de África occidental, el secretario de Defensa Chuck Hagel dijo ayer que los militares que ayudan a combatir el ébola deben someterse a una cuarentena de 21 días al regresar, un periodo más largo que el que se exige para trabajadores de salud civiles.

El presidente estadunidense, Barack Obama, reunido con trabajadores de la salud en la Casa Blanca, reconoció que su país no es invulnerable a la enfermedad, pero advirtió que no hay que desalentar a voluntarios imponiéndoles medidas excesivamente restrictivas a su regreso.

“No podemos aislarnos herméticamente”, declaró.

Cerca de cinco mil personas han muerto y más de 13 mil 700 se han contagiado en el brote que ha golpeado con más fuerza a Liberia, Guinea y Sierra Leona. Más de 6,300 de los enfermos se encuentran en Liberia.

Las fuerzas armadas de Estados Unidos tienen cerca de mil soldados en ese país y poco más de 100 en Senegal apoyando los esfuerzos para combatir el virus. El total podría crecer hasta tres mil 900 según los planes actuales, aunque no se prevé que ninguno de ellos esté en contacto con pacientes de ébola.

Al anunciar su decisión en Washington, Hagel dijo: “Esta también es una política que se analizó en gran detalle con las comunidades, con las familias de nuestros hombres y mujeres militares, y ellos querían una válvula de seguridad en esto”.

La medida va más allá de las precauciones recomendadas por el gobierno de Obama para los civiles, aunque el mandatario ha dejado claro que siente que la situación de los militares es diferente a la de los civiles.

El Presidente se reunió en la Casa Blanca ayer con trabajadores de la salud que han estado en África occidental o se están preparando para ir allí, en medio de un creciente debate sobre la manera de controlar a las personas que regresan de la región.

“Al igual que nuestros hombres y mujeres militares emplazados en África occidental, no hacen esto por ninguna otra razón que su propio sentido del deber”, afirmó.

 

Urge a erradicar el virus

El papa Francisco expresó ayer su preocupación por la “implacable” epidemia del ébola y urgió a la comunidad internacional a realizar todos los esfuerzos posibles para erradicar el virus.

Al final de la audiencia general de los miércoles, que presidió ante más de 30 mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el líder católico dedicó unas palabras en italiano a la enfermedad que golpea a diversos países del África occidental.

“Ante la grave situación que representa la epidemia de ébola, deseo expresar mi viva preocupación por esta implacable enfermedad que se está difundiendo especialmente en África, sobre todo entre las poblaciones más desfavorecidas”, dijo.

Agregó que se encuentra “cercano con el afecto y la oración” a las personas golpeadas por el virus así como también a los médicos, a los enfermeros, a los voluntarios, a los institutos religiosos y a las asociaciones.

Destacó que todos ellos se prodigan “heroicamente” para socorrer a “nuestros hermanos y hermanas” enfermos.

“Renuevo mi llamado para que la comunidad internacional ponga en acto todo esfuerzo necesario para erradicar este virus”, afirmó.

—Notimex

Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS