Buscan funcionalidad de niños con autismo

    40
    COMPARTIR
    Cintya Contreras

    CIUDAD DE MÉXICO, 2 de noviembre.- Para lograr que los niños con autismo sean funcionales en su entorno familiar y social, la  Secretaría de Salud del DF incorporó la detección y tratamiento de este trastorno neurobiológico discapacitante, en un programa de atención integral gratuita que busca captarlos desde que tienen pocos meses de edad.

    Como parte del plan de trabajo de la primera Clínica de Autismo pública en el DF e incluso en el país, buscarán la captación y valoración de los pequeños cuando acuden a la consulta con el médico general, lo que implicará que el personal tendrá que ser capacitado para identificar signos del padecimiento y puedan se referidos de inmediato con los siquiatras infantiles.

    La detección es el punto más importante y ahora se tendrá este servicio en centros de salud y no sólo en hospitales, que por ser sólo los de tercer nivel de atención, hasta el momento habían limitado y postergado el tratamiento”, indicó Víctor Hugo Obregón García, siquiatra infantil y encargado de la Clínica de Autismo.

    Este trastorno afecta las habilidades de comunicación y relación con otras personas y está asociado a conductas repetitivas. Como tal no pone en riesgo la vida de la persona que lo padece, pero sí limita su interacción con el exterior a menos que reciba tratamiento especializado. Aunque no hay cifras oficiales, ni incidencia clara en la población, se presenta más en niños que en niñas, señaló el especialista.

    En entrevista, comentó que no hay causas específicas del trastorno, pero han logrado relacionarlo con la genética ya que en familias en las que hay antecedentes de autismo, en las nuevas generaciones se presentan casos.

    Obregón explicó que la complejidad en los síntomas provoca diagnósticos tardíos y al ser un trastorno que afecta el desarrollo de la persona, conforme avanza y no se atiende correctamente, afecta en su vida diaria y en la de su familia.

    En ocasiones, el trastorno viene acompañado por otros como el déficit de atención, ansiedad, depresión, que en combinación podrían poner en riesgo la vida de la persona.

    Explicó que basados en guías de la Organización Mundial de la Salud y en estudios científicos a nivel mundial, ya es posible diagnosticar el autismo desde el primer mes de vida, aunque la confirmación más común es alrededor de los tres años, lo cual ya es considerado como tardío.

    Aclaró que no hay cura contra el autismo, pero sí un trabajo siquiátrico que puede llevar al niño a una funcionalidad tal, que sea imperceptible para el resto. Además permite que en la adolescencia y ya de adulto, se potencialicen otras habilidades.

    El plan de trabajo de la clínica, la cual físicamente se ubicará en el Centro de Salud “Galo Soberón”, en la delegación Azcapotzalco, consiste en sesiones semanales de siquiatría y físicas, así como con la familia.

    Dependiendo el grado y el área en que el niño se encuentre más afectado será la terapia que va requerir, que puede ser de lenguaje, de socialización, de aprendizaje o de comunicación, e incluso una motora. El tratamiento estará orientado a llevar al niño a lo más apegado a una funcionalidad normal”, añadió.

    A la par, capacitarán a médicos generales para que conozcan las principales señales del autismo y refieran a los pacientes a la clínica de inmediato.

    El paidosiquiatra destacó la importancia de que el servicio sea gratuito, ya que en el sector privado el costo es alto porque no sólo se trata de una terapia, sino de varias que requieren el pago de especialistas, medicamentos y hasta la adecuación de la casa o instalaciones en donde pase el niño la mayor parte del tiempo.

    La Clínica de Autismo fue anunciada por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, en el último informe de labores y pretende apoyar a la población de escasos recursos que no pueden pagar terapias particulares para sacarlos adelante.

     

    Señales

    Entre los principales signos del autismo destacan:

    • Pasividad
    • No ven a los ojos a las personas con las que conviven
    • Tienen conductas repetitivas
    • No hablan o lo hacen muy poco
    • Realizan muchos gestos faciales
    • Tardan en hablar respecto a niños de su misma edad
    • No sonríen
    • Hacen berrinches ante el cambio en su rutina
    • Aislados o alejados de la actividad general

     

    La iniciativa privada

    Aunque la ayuda a personas con autismo está tomando fuerza en las instituciones públicas, por muchos años no fue considerada como una discapacidad y por lo tanto no contó con apoyos reales para su atención.

    En todo México, hay un solo hospital con especialidad en siquiatría infantil, lo que complica el tratamiento a toda la población afectada.

    Por ello, la sociedad civil es la que mayor experiencia ha adquirido en el campo, apoyando a familias y pacientes para entender el trastorno, sus alcances y la forma en que pueden ayudarlos a tener una vida lo más parecido a lo normal.

    Entre los grupos con más reconocimiento en el campo está la Asociación Civil “Apoyando a angelitos con autismo”, el cual se creó en el año 2008 con el objetivo de crear programas especializados que permitan la autonomía e integración familiar y social de quienes lo padecen.

    Liderado por Carmina Argüelles, actualmente atiende a 40 niños de entre 2 y 19 años de edad, con un equipo de 15 terapeutas especializados en instalaciones diseñadas para trabajar con ellos al sur de la ciudad.

    Su trabajo, al igual que el de la mayoría de las asociaciones, se basa en los donativos de los usuarios y de externos, para que al final sea accesible a quienes lo necesitan. También hay muchos terapeutas particulares que ofrecen la atención especializada pero a costos que para muchas personas resultan impagables.

    Frente legislativo

    Otro frente que se ha abierto en los últimos años viene del terreno legislativo, tanto local como federal, cuyos diputados han tratado de posicionar el tema en las políticas públicas del país e integrándolo a los programas de apoyo  a grupos vulnerables.

    Tal es el caso de Paloma Villaseñor, quien actualmente es diputada del Partido Revolucionario Institucional en la Cámara de Diputados y también secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, quien sostiene que a diferencia de otros países en México se carece de una política pública sobre el tema, lo cual se refleja simplemente en la falta de cifras oficiales sobre el padecimiento.

    A través de ella, se logró que por primera vez, el año pasado, la Cámara de Diputados se sumara a la iluminación de edificios de color azul, el día 2 de abril, en señal de apoyo a la concientización sobre el trastorno neurobiológico.

     —Cintya Contreras


    Post y Contenido Original de : Excelsior

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR