Carnaval

Carnaval

Feb 14, 2018 0 Por Redaccion PG

 

Mulheres rebolando nas esquinas, dançando seminuas e as

                passistas nas avenidas, salöes hiperlotados fantasias,

                Emoçoes, sensualiades a flor de pele e os coraçoes

                Voltados a cobiça e ao enreenimiento…

                Apolcaipse 16, Chegou o carnaval

 

A la medianoche de ayer concluyó la más carnal y erótica de las fiestas cristianas, el carnaval. Mardi Gras, se le dice en francés: martes graso. Es la fiesta de la carne en todo su esplendor.

En el primer minuto del miércoles, religiosamente entran en las calles de Nueva Orleans los camiones de bomberos para borrar de la calle Borbon, con los chorros de sus mangueras a presión, toda clase de vasos que contuvieron la noche anterior vino, ron o cerveza, condones de medio uso o prendas íntimas de hombre, mujer o quimera abandonadas a su suerte a media calle.

En Venecia el festejo es más elegante y las máscaras son muestras de arte fino y los bailes en salones cerrados son ceremoniales de elegancia que sirvieron de telón de fondo, entre otras cosas, a una ópera de Verdi y a una tragedia de Shakespeare.

En Alemania los carnavales son más burdos y los ríos son de cerveza y lascivia. En Veracruz y Mazatlán están más henchidos de tropicales, jolgorio y alegría. En Río de Janeiro desde hace años se reparten condones gratis, para que nos demos una idea.

El carnaval es una especie de despedida de soltero a lo bestia, cuando el macho cabrío se desboca en la sexualidad porque al día siguiente prometerá lealtad hasta la muerte a quien ha de ser su pareja de vida. Hoy es el miércoles de ceniza y los hipócritas cristianos irán a los templos a recordar que nuestro cuerpo pecaminoso provino posiblemente del polvo, pero ciertamente al polvo retornará. Hoy comienza en teoría la época del ayuno y la penitencia, que solamente habría de ser liberada el Sábado de Gloria cuando la pasión de Jesús termina.

Ya no es lo mismo. Como todas las fiestas religiosas, la del carnaval fue alejándose de su esencia para ser mero pretexto del desenfreno. Lo cual no es necesariamente malo.

PILÓN.— Los presidentes de México tienen la tendencia a encontrar, al inicio de sus ejercicios, un chivo expiatorio que envíe el mensaje inequívoco de que las cosas van a cambiar y que, caiga quien caigare, la corrupción ha germinado en este país. Así pisaron la cárcel Eugenio Méndez Docurro, Joaquín Hernández Galicia y Raúl Salinas de Gortari, por citar algunos.

Ninguno de ellos fue emblemático de que la corrupción en los círculos políticos de alto mando desapareciese. Los recursos públicos del que fuera secretario de Comunicaciones y Transportes se siguen empleando —como él supuestamente hizo— para enviar costosos arreglos florales a una gala. Los destinos de Pemex y sus trabajadores siguen en manos de un truhan de siete suelas que ya quisiera haberle aprendido vocación de servicio a los trabajadores como tuvo La Quina, cuyo mayor pecado fue decirle en su cara a Carlos Salinas que él no era el candidato de los petroleros. La tradición del hermano del expresidente, que así se menciona, de cobrar el ciento por ciento de comisión por gestión de contratos de obra y de servicios sigue siendo vigente.

¿Por qué no se termina de abrir el expediente de Odebrecht?

Hace muchos años, Augusto Gómez Villanueva, secretario de la Reforma Agraria con Luis Echeverría, le tomó la medida a su jefe. Provocaba bajo su patrocinio la ocupación de tierras en Guerrero o Oaxaca para luego aportar la solución él mismo, para beneficio de sus bonos.

Con el patrocinio de Carlos Salinas, la maestra Elba Esther Gordillo fomentó el surgimiento de la Coordinadora Nacional del magisterio, en paralelo al Sindicato de maestros que ella encabezó hasta hace cinco años. De esa forma, los conflictos del magisterio, el más importante grupo de trabajadores sindicalizados, surgían y se resolvían a criterio y orden de la maestra.

Hace cinco años el gobierno federal mandó detener en el aeropuerto de Toluca a la poderosa líder y la metió a la cárcel.

Hoy no sabe qué hacer con ella. Juan Díaz de la Torre, pupilo de Elba Esther y encargado de su despacho en el SNTE, no saca la pelota del cuadro, si de beisbol habláramos. Amparos promovidos por maestros disidentes del SNTE van por buen camino. Y ahora el gobierno federal no sabe qué hacer.

Es como heredar un circo y que los enanos crezcan.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0


Carnaval

Source: Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS