Centenario de Dylan Thomas, el artista cachorro

Centenario de Dylan Thomas, el artista cachorro

Oct 26, 2014 0 Por latlayud
Virginia Bautista

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de octubre.- “Guardo una bestia, un ángel y un loco dentro de mí”, aceptaba el escritor británico Dylan Thomas (1914-1953). “Mi búsqueda es saber cómo obran y mi problema es juzgarlos y vencerlos, derribarlos y elevarlos. Mi esfuerzo es que se expresen a sí mismos.”

En una carta al poeta y editor Henry Treece (1911-1966), autor del estudio crítico Dylan Thomas. Dog among the fairies (Dylan Thomas. Perro entre las hadas), publicado en 1949, aclaraba: “Mucho de mi poesía es, lo sé, una búsqueda y un terror de temibles expectativas, un descubrimiento y un enfrentamiento del miedo”.

El poeta, cuentista y dramaturgo, que nació el 27 de octubre de hace cien años, fue uno de los grandes del siglo XX, un icono cultural galés que se hizo famoso por su vida bohemia, por ser un bebedor empedernido y por tener una voz cautivante.

El narrador y ensayista Hernán Lara Zavala lo define como “uno de los poetas más importantes de la primera mitad del siglo XX que, desgraciadamente, no ha tenido la trascendencia que merecía, como James Joyce, T. S. Eliot o Ezra Pound”.

El licenciado en Letras Inglesas por la UNAM afirma que el autor de Retrato del artista cachorro (A Portrait of the Artist as a Young Dog), quien nació en el poblado de Swansea, Gales, “se ha convertido en un poeta de culto para unos cuantos iniciados, en un poeta un poco secreto, incluso maldito”.

Quien realizó estudios de posgrado en la Universidad de East Anglia, y una estancia sabática en el Emmanuel College de Cambridge, Inglaterra, agrega que Dylan Thomas fue “un hombre que lamentablemente también tuvo una gran propensión al alcohol, un hombre desventurado, su alcoholismo lo perdió”.

Pero admite que fue mediante la bebida como encontró la lucidez que le permite crear las imágenes oscuras y delirantes que hicieron famosa su poesía.

La precocidad del autor de Dieciocho poemas (1934), su primer libro publicado, y Muertes y entradas (1946), para algunos su obra maestra, se hizo evidente desde su infancia, ya que a los cuatro años era capaz de recitar de memoria Ricardo II, de William Shakespeare, anticipando no sólo su singularidad, sino también sus dotes histriónicas.

A los 16 años Thomas abandonó la escuela para convertirse en periodista del South Wales Evening Post, publicación en la que se desataron sus dotes de escritor dando vida a obituarios poéticos, y críticas de cine y teatro, en las que despedazó a lo más granado de las tablas galesas de aquel entonces.

En 1936, el vate galés contrajo matrimonio con Caitlin MacNamara, al tiempo que publicó su segundo libro Veinticinco poemas, con el que consolidó su reputación. Sin embargo, las cosas no iban bien en lo económico y vivía sumido en una pobreza exasperante y el alcoholismo lo tomó por completo.

Tras no poder incorporarse para luchar en la Segunda Guerra Mundial, en 1939, el autor de El mapa del amor incursionó en el mundo de la radio y el cine. Realizó alrededor de 200 grabaciones para la BBC de Londres y escribió el guión de al menos cinco películas en 1942, auspiciadas por Strand Films.

El autor de Bajo el bosque lácteo, un drama de teatro escrito para la radio, viajó en 1953 a Estados Unidos, donde incursionó en el guión de cine, que no llegó a ver en pantalla, porque lo alcanzó la muerte de manera repentina, tras demostrar que “el caos y el exceso fueron su camino a la genialidad”.

Actualizar sus traducciones

El poeta Julio Trujillo considera que la obra de Dylan Thomas es poco conocida por los jóvenes mexicanos e, incluso, no sabe si existen buenas traducciones de sus textos al español.

“Es un digno heredero y casi epílogo de una tradición de poesía británica”, explica Trujillo. “Fue un poeta que supo entender aquella frase de Octavio Paz de la tradición de la ruptura: entender bien lo que se recibe y luego romper con eso. Matar al padre de alguna manera y crear una voz propia”.

Añade que Thomas fue un poeta original que “dijo lo que tenía que decir sin darle muchas vueltas al asunto. Estuvo marcado por una vida muy acelerada, y una muerte precoz. Fue uno de los últimos que encarnan la figura romántica que todo mundo espera de los poetas”.

El también editor dice que no son muchos los títulos del autor de En el sueño campestre (1952) traducidos al español. “Valdría la pena estudiar en un plan editorial cuándo se hizo la última traducción y hacer algo nuevo, para volver a visitar su obra”.

El controvertido poeta que durante este 2014 inspiró los festejos conmemorativos del festival Dylan Thomas 100 murió mientras redactaba el guión de una obra del músico Igor Stravinski en el Hospital St. Vincent de Nueva York.

Los primeros rumores sobre la causa de su muerte privilegiaron la versión de una hemorragia cerebral, algunos dijeron que se había tratado de un asalto violento y otros sostuvieron que finalmente había logrado beber hasta morir.

Pero en el análisis postmortem del escritor, el patólogo encontró que la causa inmediata había sido una inflamación del cerebro causada por la carencia de oxígeno que acompaña a la neumonía. Sus últimas palabras fueron: “He bebido 18 vasos de whisky, creo que es todo un récord”.

Sin embargo, Thomas sigue vivo en el imaginario colectivo actual. Se dice que el cantautor de folk estadunidense Robert Allen Zimmerman tomó su nombre, Bob Dylan, por la profunda admiración que sentía por este poeta. Cierto o no, los jóvenes evocan a Thomas cuando escuchan las letras del cantante.

 

El centenario

Obras de teatro, de música y artes visuales, comedias, nuevas producciones de radio y televisión, documentales, proyectos de películas, exposiciones, reediciones de sus títulos y publicación de nuevas biografías son algunas de las actividades que se han realizado a lo largo de este año en el marco del festival Dylan Thomas 100, tanto en Gales, la tierra natal del poeta, como en países como Australia, Canadá, India, Reino Unido, Estados Unidos y Argentina, entre otros.

Mañana, el día del centenario de su natalicio, el Dylan Thomas Center, en Swansea, Gales, exhibe la exposición Love The Words’ Dylan Thomas; y el Museo Nacional de Waterfront muestra un retrato de Thomas pintado por su amigo Alfred Janes.

El Departamento del Tesoro de Alerney ha emitido una moneda de cinco libras en plata que, acuñada por la Royal Mint (Real Casa de la Moneda del Reino Unido), está dedicada a Thomas, junto con referencias simbólicas a su vida y obra. Se emitieron mil 500 ejemplares de esta moneda conmemorativa, que se ha creado en colaboración con Hannah Ellis, la nieta de Dylan, y el Patronato del Centenario de Dylan Thomas.

El diseño del anverso de la moneda de Alderney, realizado por Ian Rank-Broadley, representa el busto de la reina Isabel II. Lee R Jones ha sido, por su parte, el diseñador del reverso, quien ha captado los orígenes del nombre del poeta en las olas que reflejan el significado de Dylan (Hijo de las Olas) y el agua del paisaje de Gales, que rodeó e inspiró al escritor.

 

Sus obras

  • Dieciocho poemas (1934).
  • Veinticinco poemas (1936).
  • El mapa del amor (1939).
  • Retrato del artista cachorro (1940).
  • Nuevos poemas (1943).
  • Muertes y entradas (1946).
  • Veintiséis poemas (1950).
  • En el sueño campestre (1952).
  • Aventuras en el tráfico de pieles (Póstuma, 1953).
  • Bajo el bosque lácteo (Obra radiofónica, 1954).
  • Una mañana muy temprano (Póstuma, 1954)
  • El doctor y los demonios (1954).
  • La Navidad de un niño en Gales (Póstuma, 1954-1955).


Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS