Con G de gris…

Con G de gris…

Nov 26, 2014 0 Por latlayud

Señalado por sus supuestos nexos con la guerrilla —con el ERPI local y las sudamericanas FARC— desde el momento en que se conoció sería nominado para suplir al (aún) impune expriista Ángel Heladio Aguirre Rivero al frente del entonces, como ahora, inexistente gobierno estatal, más de uno se preguntó quién era y de qué era capaz el hasta entonces gris Rogelio Salvador Ortega Martínez.

Hoy, prácticamente, todos sabemos quién es y, más, de lo que es capaz… Él mismo, con su inacción ante la profundísima crisis que enfrenta la entidad que encabeza, y su explícita decisión de nada hacer si no es con el aval y apoyo de la Federación, del presidente Enrique Peña Nieto en particular, ha permitido validar los peores augurios sobre su breve interinato.

Y esto, porque si bien no pocos acreditaron su elección como sucesor del neo-neo-perredista Aguirre Rivero —hasta el estallido de la crisis de Ayotzinapa al menos— a que, “merced a sus (supuestos o reales) nexos con la guerrilla, estaría en posibilidad de avanzar en la búsqueda de los 43 normalistas desaparecidos tras los lamentables acontecimientos del 26 de septiembre en Iguala”, y que él mismo definió la ubicación de los mismos como su personal, lo cierto es que ni él ni el equipo con el que llegó a la administración guerrerense nada han aportado al logro de tal objetivo… nada al menos que se sepa.

Nada tampoco, cuando no sea dejar hacer y dejar pasar (cuanto los supuestos o reales estudiantes y maestros-vándalos de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, la impresentable CETEG) han  venido realizado en la sureña entidad —de interrupción de actividades escolares hasta incendio de sedes gubernamentales y/o partidistas— desde que el debate político se trasladó a la capital del país para, en un nada despreciable movimiento, intentar cargar al gobierno federal lo que, en su origen, no es más que un producto de la corrupción y descomposición de la izquierda perredista.

Ahora, a la vista las cada vez más cercanas elecciones en que deberán renovarse el Congreso, las alcaldías y la titularidad del Ejecutivo federal, el aporte del gobernador en turno y de quienes con él administran la cosa pública en Guerrero, tenderá a perder importancia y a ceder sus reducidísimos espacios en favor de las fuerzas político-partidistas que, de manera más o menos comprometida intentarán hacerse con el poder sexenal.

Y, como sabemos, las habrá…

Asteriscos

* Fuera de algún comentario medianamente inteligente y alguna imputación novedosa entre las partes, lo cierto es que el “debate público” entre el otrora gurú de las izquierdas y el cuestionado ¿dirigente? Carlos Navarrete Ruiz, poco o nada aportó a esclarecer el futuro de esta fuerza política salvo, como advertimos aquí mismo desde el domingo, a consolidar la percepción de que, más tarde que temprano, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano dejará el partido que él mismo ayudó a construir y en algún momento encabezó. La ruptura entre las partes es irreversible…

Veámonos el viernes, con otro comentario De naturaleza política.

Columnista: 
Video: 
Send to NewsML Feed: 
0


Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS