Crisis de hoy superan la Guerra Fría: Kerry

    50
    COMPARTIR
    José Carreño Figueras

    CIUDAD DE MÉXICO, 1 de noviembre.- El panorama político mundial actual hace que la Guerra Fría se vea simple, de acuerdo con John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos.

    “La Guerra Fría fue fácil en comparación con donde estamos hoy”, dijo Kerry el jueves, durante una aparición en el Foro Atlántico de Ideas en Washington, un evento anual que cuenta con ponentes de alto nivel en el gobierno y el sector privado.

    El tema es un debate creciente y ocurre al mismo tiempo que un número de analistas advierte del renacimiento de la Guerra Fría y otros, como el vicepresidente Joe Biden, hablan del orden internacional como “deshilvanado”.

    De acuerdo con la Agencia France Presse (AFP), “bombarderos rusos capaces de transportar armas nucleares en el espacio aéreo europeo, intercepciones de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), un submarino extranjero en aguas suecas, las consecuencias de la crisis de Ucrania, se sienten como un retorno a la Guerra Fría”.

    Según el noruego Jens Stoltenberg, el nuevo secretario general de la OTAN citado por la AFP en un cable desde Bruselas, la alianza militar europea ha interceptado a más de cien aviones rusos en lo que va del año, tres veces más que en 2013.

    Pero también es cierto que los nuevos roces no parecen tener tanto el acento ideológico de antaño como un marcado énfasis geopolítico.

    De acuerdo con analistas geopolíticos, como Robert Kaplan, para Rusia hay imperativos de seguridad históricos, a comenzar por la geografía, que son tan válidos hoy como lo fueron para el imperio zarista y la desaparecida Unión Soviética.

    Para el presidente ruso, Vladimir Putin, es inconcebible permitir que su país sea considerado como una potencia de segundo orden, y a sus conciudadanos les gusta la idea de plantar cara a quienes traten de humillarlos —o amenazarlos, aunque sea sólo con una presencia más cercana a Moscú—.

    La relación que la revista Foreign Policy definió como “complicada, casi torpe” dio paso este año a lo que la misma publicación no dudó en señalar como una “segunda guerra fría” significada por desacuerdos por ejemplo respecto al gobierno de Al-Assad en Siria o Irán.

    Rusia, con todo, no es el único país que exige su lugar bajo el Sol.

    China, India, Brasil, Japón, África del Sur, Turquía y otros países demandan también el reconocimiento de sus propios intereses.

    “Ahora los países flexionan sus músculos y plantan cara por sus propios intereses; tienen algo más de independencia económica y la capacidad de hacerlo”, apuntó, al indicar que esas naciones hacen su planteamiento, dicen “queremos algo”.

    En la visión de Kerry, para la superpotencia estadunidense, la gestión de los intereses de muchos países en competencia es más difícil de lo que era cuando había sólo otra contraparte, como lo fue la Unión Soviética en la segunda mitad del siglo XX.

    “Así que ahora, usted tiene más países con más poder económico en un mundo globalizado”, dijo Kerry, al plantear que esas naciones, que se sienten como centros de poder por derecho propio “van a reaccionar y decir automáticamente ‘bueno, espera un minuto, ahora’ ¿Realmente queremos que el gigante de Estados Unidos, la superpotencia del mundo, nos diga todo el tiempo lo que tenemos que hacer?”.

    Según el secretario de Estado “hay que acercarse a estas cosas de forma un poco diferente. Se requiere más diplomacia. Se requiere más diálogo. Se requiere más respeto a las personas, los intereses más comunes”.

    Kerry recordó que actualmente hay unos 15 países que hace 20 años eran receptores de ayuda de Estados Unidos y están ahora mucho más desarrollados económicamente, como Corea del Sur.

    Esos Estados, agregó, proporcionan ahora asistencia a otros países necesitados.

    “Hoy en día, Corea del Sur es un país donante, haciendo lo que hemos instado a los países a hacer, que es aceptar la responsabilidad global”, dijo.

    Por el contrario, la Guerra Fría tuvo lugar en un mundo definido en gran medida por dos caras; la mayor parte de lo que sucedía en ese momento podría ser entendido en el contexto de la lucha por el poder entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

    Consultado sobre si el presidente ruso, Vladimir Putin, trae de regreso la Guerra Fría, Kerry respondió “espero que no”.

    De acuerdo con el influyente semanario político National Journal, los años de la Guerra Fría eran tiempos más simples, tal vez, pero “es exagerado decir que eran fáciles: El fantasma de la guerra nuclear que se cernía sobre el mundo en ese entonces probablemente dio a Henry Kissinger tantas canas como los actuales retos geopolíticos ofrecen a Kerry”.

     

    Aviones rusos suben tensión

    WASHINGTON.— Los vuelos militares rusos en el espacio aéreo europeo están aumentando las tensiones y plantean un peligro potencial a la seguridad y a la aviación civil, advirtió ayer un portavoz estadunidense.

    Estados Unidos está preocupado por los vuelos de aviones de guerra rusos y está monitoreando la actividad “muy de cerca”, dijo a periodistas el almirante John Kirby, portavoz del Departamento de Defensa.

    “Por supuesto que no vemos estos mayores vuelos y actividad como útiles para la situación de seguridad en Europa. Claramente, plantean un riesgo potencial de escalada”, dijo.

    Los vuelos también representaron “un riesgo potencial para la aviación civil sólo por (su) gran número, tamaño y alcance”, añadió, y pidió que Rusia “tome pasos concretos y palpables para reducir la tensión, no para incrementarla”.

    Ayer hubo otra serie de vuelos, con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) monitoreando aviones rusos sobre los Balcanes, el Mar del Norte y el océano Atlántico.

    Esta actividad aérea sigue a la intervención militar de Rusia en Ucrania, que la OTAN condenó, calificándola como la más seria amenaza a la seguridad transatlántica desde la Guerra Fría.

    Por otra parte, Naciones Unidas informó ayer que el conflicto entre Kiev y los rebeldes pro rusos del este de Ucrania causó la muerte de 4,035 personas en más de seis meses, 300 de las cuales fallecieron en los últimos diez días.

    La anterior estimación de la ONU, difundida el 21 de octubre, indicaba que habían muerto 3,724 personas, incluyendo las 298 que fallecieron al caer derribado un avión de Malaysia Airlines en una zona controlada por separatistas pro rusos.

    —AFP y EFE

     

    Post y Contenido Original de : Excelsior

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR