Cuba mantendrá el socialismo

    71
    COMPARTIR
    EFE, AFP y AP / Fotos: AP y Reuters

    LA HABANA, 21 de diciembre.— El presidente de Cuba, Raúl Castro, aclaró ayer que la isla no renunciará a su modelo socialista con el acercamiento a Estados Unidos, auguró una “lucha larga y difícil” por el fin del bloqueo y anunció su asistencia a la próxima Cumbre de las Américas.

    Sólo tres días después del anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, Castro clausuró el último pleno del año de la Asamblea cubana con un mensaje de agradecimiento al presidente Barack Obama por el cambio de su política hacia Cuba.

    Saludamos el planteamiento del presidente Obama de abrir un nuevo capítulo en la historia de los vínculos entre ambas naciones”, señaló Castro, quien confirmó su asistencia a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en Panamá en abril de 2015, cita a la que la isla no ha asistido nunca.

    El Presidente norteamericano ya confirmó hace unas semanas su presencia en esa cumbre, que promete ser el escenario de la reconciliación entre Cuba y Estados Unidos, que en los próximos meses iniciarán diálogos con delegaciones de “alto nivel” para avanzar en la normalización de sus lazos.

    Aunque consideró que el acercamiento entre los dos países es “un paso importante”, Castro advirtió que “queda por resolver lo esencial”, que es el fin del embargo económico de Estados Unidos sobre el país caribeño.

    Espero que el presidente Obama utilice con determinación prerrogativas ejecutivas para modificar sustancialmente el bloqueo en aquellos aspectos que no requieran la aprobación del Congreso”, dijo.

    La política de embargo económico a Cuba está vigente desde 1962 y fue elevada a rango de ley en 1996, con la norma conocida como Ley Helms-Burton, por lo que su derogación definitiva exige la ratificación del Congreso.

    Como parte del acuerdo anunciado el miércoles, la Casa Blanca aprobó medidas que alivian sustancialmente el bloqueo sobre la isla, al relajar las restricciones al envío de divisas, las exportaciones o los viajes a la isla.

    El mandatario cubano dijo ser consciente de las “virulentas críticas” que ha tenido que soportar Obama por su acercamiento a Cuba por parte de “fuerzas que se oponen a la normalización de relaciones”.

    Tras décadas de confrontación, harán todo lo posible por sabotear este proceso sin descartar acciones provocativas. Por nuestra parte se animará una conducta prudente, moderada y reflexiva, pero firme”, aseguró.

    El Presidente resaltó que en los encuentros de alto nivel que delegaciones de ambos países mantendrán en los próximos meses, Cuba está dispuesta a discutir sobre todos los temas en igualdad y reciprocidad, aunque subrayó que eso no significa que la isla vaya a renunciar a su sistema político socialista.

    De la misma forma que nunca nos hemos propuesto que EU cambie su sistema político, exigiremos respeto al nuestro”.

    Castro señaló que es necesario comprender que Cuba es un Estado soberano, cuyo pueblo decidió en libre referendo aprobar
    en su Constitución su rumbo socialista.

    No debe pretenderse que, para mejorar las relaciones con Estados Unidos, Cuba renuncie a las ideas por las que ha luchado durante más de un siglo, por las que su pueblo ha derramado mucha sangre y ha corrido muchos riesgos”, advirtió.

    En su discurso, en el que defendió el plan de reformas económicas emprendidas en la isla para actualizar su modelo socialista, Castro no hizo ninguna mención a la situación de los más de 50 presos políticos que la isla se ha comprometido a liberar tras el acuerdo con EU anunciado el pasado miércoles.

    Fruto de ese acuerdo, los tres agentes cubanos del grupo de “Los Cinco”, encarcelados en Estados Unidos en 1998 y sentenciados en 2011 a largas condenas por espionaje, fueron liberados y enviados de vuelta a Cuba, donde son considerados héroes de la Revolución.

    “Los Cinco”, René González, Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, Fernando González y Antonio Guerrero, fueron recibidos ayer por los más de 500 diputados presentes en la Asamblea con una fuerte ovación de más de un minuto.

    A la reunión plenaria también asistió el balserito cubano Elián González, protagonista en 1999 de un sonado caso de emigración ilegal a EU cuando tenía cinco años.

     

    Protestan contra acuerdo

    Varias decenas de organizaciones de exiliados cubanos rechazaron ayer la “traición” del gobierno de Barack Obama de negociar con la “dictadura” en Cuba, en una concentración en Miami a la que asistieron opositores de la isla y el connotado anticastrista Luis Posada Carriles.

    Con banderas cubanas y estadunidenses, dos centenares de personas, según cálculos de la policía, se manifestaron en el parque José Martí —héroe nacional cubano— en la Pequeña Habana, tradicional barrio de la comunidad de la isla en Miami, Florida.

    “Con los bandidos no se puede hacer negocios. Nadie puede hacer negocios con los delincuentes, con los asesinos, con los narcotraficantes y esos son Raúl y la caterva que tiene al lado”, dijo a periodistas Posada Carriles, el radical anticastrista de 86 años, quien vive en Miami.

    Cuando Obama anunció el miércoles que normalizaría las relaciones con Cuba después de medio siglo de hostilidades, “me sentí muy triste”, dijo Posada Carriles, acusado por Cuba y Venezuela de varios atentados, entre ellos la explosión de un avión comercial cubano en 1976 que dejó 73 muertos.

    Los manifestantes, en su mayoría personas de mediana y avanzada edad, gritaron eslóganes como “Viva Cuba libre”, “Abajo los Castro” y “Obama traidor”, y rindieron un minuto de silencio por los “mártires” de 50 años de lucha contra La Habana.

    Estas organizaciones temen que el anuncio de Obama de restablecer relaciones diplomáticas, facilitar el comercio, los viajes y envío de remesas hacia Cuba rescaten económicamente al gobierno de La Habana y lo afiancen en el poder.

    Esto solamente beneficiará al régimen de los hermanos Castro, para nada va a ser un cambio en favor del pueblo cubano”, dijo Leticia Ramos, de las opositoras Damas de Blanco, quien indicó que hoy regresará a Cuba donde seguirá “defendiendo los derechos humanos hasta que haya un cambio radical”.

    Me sentí traicionado por mi gobierno, me traicionó como estadunidense y como cubano. En ambos sentidos me sentí ofendido por este Presidente”, afirmó José Ignacio Jiménez, de 52 años, cubano emigrado a Estados Unidos a corta edad en 1965.

    Carlos Curbelo, uno de los líderes locales que se dirigió al público, prometió que desde el Congreso estadunidense, donde será representante a partir de enero, resistirá el acercamiento con Cuba. Esta fue la primera protesta organizada por el exilio más duro en Miami.

    —AFP y Reuters

     

    Post y Contenido Original de : Excelsior

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR