Distrito Federal, 190 años buscando autonomía

Distrito Federal, 190 años buscando autonomía

Nov 16, 2014 0 Por latlayud
Kenya Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de noviembre.- “Uno se siente como ciudadano de segunda cuando vive en el centro del país, el lugar donde todo pasa, todo se concentra y que poco parece merecer”, dice Jorge Martínez, abogado de profesión y uno de los casi nueve millones de habitantes de esta urbe que busca su autonomía.

Como muchos, él cree que más allá de intereses políticos, es necesario y urgente que la Ciudad de México alcance este nivel después de 190 años de ser la capital del país, la entidad federativa más pequeña en todo el territorio nacional con mil 485 kilómetros cuadrados, pero la sede de los Poderes de la Unión.

El próximo 18 de noviembre, el DF celebra un año más desde la Constitución Federal de 1824, con un pasado prehispánico como Ciudad de México.

La Reforma Política busca democratizar de manera definitiva a la Ciudad de México, darle las mismas atribuciones y facultades tanto a las entidades de gobierno como a los ciudadanos. La intención es conformar el estado 32 del país, pero que sea un estado sui generis, con la concentración y asiento de los poderes.

Pero temas coyunturales han trabado las negociaciones para que esto prospere. La Reforma Energética, la Hacendaria y luego la Educativa terminaron por contaminar este proceso y se dejó en última instancia al DF.

Hoy la Ciudad de México no está reclamando algo que no le pertenezca: quiere sumarse al pacto federal en igualdad de condiciones”, se pronunció el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera,  en un día emblemático, el pasado 15 de septiembre, Día de la Independencia de México.

Para el diputado local del PRD Agustín Torres, presidente de la Comisión Especial de la Asamblea Legislativa (ALDF) para la Reforma Política del DF, la capital está preparada para dar el gran paso y existe la madurez política de todos los actores, así como la capacidad para asumir un proceso de esta magnitud.

Sin embargo, dijo, lo único que hay que desenredar es esta visión centralista y hegemónica de algunos sectores de los partidos, en el sentido de cómo se formularía la Constitución para la nueva entidad, en fondo y método, y la participación de la Asamblea Constituyente.

Torres comentó que la reforma la han discutido, rediscutido, sobrediagnosticado, hay acuerdos que se convirtieron en desacuerdos y ahora la coyuntura la está marcando.

Tenemos que hacer un gran acuerdo nacional para recuperar la gobernabilidad política y en ese acuerdo debe estar el DF,  ya no se puede regatear.

Los cálculos políticos de todos los partidos llaman a la reflexión, al análisis de la próxima composición del poder público en la ciudad, la correlación de fuerzas tanto en el DF como en las delegaciones”, apuntó.

Explicó que la reforma tiene conveniencia política para las fuerzas opositoras del GDF, particularmente de PAN y PRI, porque les daría representación de los poderes locales a las delegaciones a través de un consejo de gobierno, con una figura similar a los regidores, por lo que sería “un cuasi cabildo”, pues participarían en el poder orgánicamente.

Al Distrito Federal, tener las mismas facultades y beneficios de los estados de la República y las delegaciones como municipios, le implica que participaría de una manera más amplia en los fondos presupuestales de los ramos correspondientes a las entidades federativas.

Creemos que el meollo del asunto es a qué estados se les va a quitar dinero; creo que ese es el principal impedimento: no le quieren dar más dinero al DF, se piensa que no necesita mantenimiento, y es pesado el costo de la burocracia en la ciudad”, señaló Agustín Torres.

El diputado local cree que aún hay posibilidades para discutir el tema en las dos Cámaras y no dejarlo como el gran pendiente, aunque los sucesos en Guerrero podrían excluirlo de la agenda legislativa.

Tengo mis dudas, el senador Delgado (Mario) nos ha mantenido rezagados y en la Cámara de Diputados se están durmiendo en sus laureles, hay línea y eso mata cualquier buena intención.

En el PRD no nos hacen caso si somos rebeldes, en el PRI ya sabemos cómo son”, agregó Torres.

Para Manuel Granados, presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, el resultado aún puede ser positivo, pero el proceso de autonomía para el Distrito Federal será largo.

Es un tema de negociación política integral con todos los partidos y calculo que más allá del dinero es un proceso largo: aprobarse la reforma  constitucional en el Senado y pasarse a la Cámara de Diputados y luego a todas las legislaturas de los estados.

Es un tema  que nos va a llevar por lo menos unos tres o cuatro meses. Estamos viendo que se generen las condiciones políticas para ello”, comentó el asambleísta del Partido de la Revolución Democrática.

 

“Su futuro, en juego”

Mariana Gómez del Campo, senadora por el PAN, concuerda con la idea de que los ciudadanos del DF deben ser tratados como los habitantes de cualquier estado de la República, pero también reconoce que las fuerzas políticas aún no son capaces de tener más coincidencias y menos divisiones e intereses particulares.

“Pienso que ésta es la legislatura para la Reforma Política del DF, los cambios que nosotros hagamos en el marco jurídico de la ciudad tienen que ser muy responsables; está en juego el destino de la capital.

“Estamos tratando de encontrar las coincidencias. Por ejemplo, todos pensamos que debiera haber una Constitución para la Ciudad de México como ocurre en los demás estados, y el dilema es quién conformará la Asamblea Constituyente, si sería la Asamblea Legislativa elegida en 2015 o en 2018 o se requiere de otra”, dijo.

Otro tema en discusión son los cabildos, pues algunos actores consideran que no han funcionado y los ciudadanos cuestionan por qué se quieren instaurar en el DF, con peligro a que se conviertan en parte del mismo gobierno y generen círculos de corrupción.

“Por parte del PAN lo que estamos buscando es una Reforma Política que esté a la altura de los capitalinos, que convenga a todos, pero que, sobre todo, fortalezca a los ciudadanos y que tengan voz, y hasta ahora lo que escucho de la reforma es fortalecer a los partidos y a los políticos en vez de los derechos  de los ciudadanos.

“La Reforma Política que plantea el PRD busca que esté completamente centralizado el tema económico: hoy las delegaciones dependen cien por ciento del jefe de Gobierno”, apuntó la senadora.

Señaló que su partido encamina la propuesta a la autonomía presupuestal para que los delegados puedan tomar decisiones sobre los recursos, lo cual no ocurre en la actualidad, pues sólo 17 por ciento del dinero que le toca al DF a se va a las 16 demarcaciones.

“Creo que tenemos que lograr el consenso y el acuerdo. La Reforma Política para la ciudad no puede ser un saco a la medida para el jefe de Gobierno en turno, debe ser a la medida de los ciudadanos y ver de qué manera fortalecerlos.

“No podemos permitir que se haga sólo para los partidos políticos y para beneficiar a las tribus dentro de éstos; queremos una reforma a fondo, que fortalezca a los jefes delegacionales, hay que discutir si debe o no haber cabildos, lo cual es la figura más conveniente”, dijo Gómez del Campo.

La senadora panista también se refirió a la posibilidad de dividir algunas delegaciones, como Iztapalapa y Gustavo A. Madero.

Cuestionado sobre el tema, Mario Delgado, senador del PRD, mencionó que hace unas semanas se detuvo la discusión y el resto de los partidos no han mostrado su voluntad para que avance como presumían hace meses.

“Se había puesto en marcha la discusión de la Reforma Política entre los distintos senadores, pero en las últimas semanas no hemos tenido ningún avance ni tampoco veo la voluntad por más que insistimos con los grupos para finalizar la discusión.

“Hay un documento con un consenso de alrededor de 95 por ciento, desgraciadamente veo que son detalles los que falta discutir y resolver, pero no se dictamina. El estado 32 tendrá autonomía y un modelo que ayude a mejorar la calidad de los servicios públicos, una Constitución que garantice los derechos de los capitalinos. Llamo a las fuerzas políticas para que retomen la agenda”, dijo Delgado en entrevista.

 

Su conversión a zona federal

Por haber sido la sede del virreinato, la Ciudad de México fue elegida para ser la capital del país y así cumplir con la condicionante de que estuviera ubicada en otra zona, como Querétaro, Aguascalientes o Tláhuac, “llamada entonces San Martín de las Cuevas”, para evitar que la corrupción colonial prevaleciera.

La elección se tomó pese a los dictámenes de comisiones de diputados en contra de ésta y a favor de Querétaro, además de los debates de mudarla a cualquiera de los otros dos estados, cuyos gobiernos se negaron a ser dependientes.

Se le nombró Distrito Federal copiando a Estados Unidos al crear un territorio federal para la capital, donde sería el asiento de los poderes de la Federación y cuyo municipio sería el único subordinado a los poderes de la Unión.

 

Cifras y datos

Los gastos que tiene la capital del país sólo por serlo

  • La pérdida presupuestaria que sufre el DF anualmente  se debe a que es el espacio público de convivencia de los tres Poderes de la Unión.
  • Concentra más de 164 embajadas y residencias diplomáticas.
  • Hay 100 inmuebles pertenecientes a la administración pública, 80 edificios de entidades paraestatales y organismos descentralizados, de la Administración Pública Federal, así como los Comités Ejecutivos Nacionales de todos los partidos políticos.
  • Es sede del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.
  • Esto implica una erogación de alrededor de 12 mil millones de pesos anuales, y  casi una cuarta parte corresponde al predial que no pagan estas instancias, por exención constitucional.

 

Cambios

Los puntos de la Reforma Política  contemplan

  • Una Constitución Política local y mayor autonomía al gobierno capitalino en comparación con el régimen actual.
  • Reformar 53 artículos de la Constitución Política.
  • Pasar de ser un Distrito Federal, a la Ciudad Capital.
  • Las delegaciones se convertirán en alcaldías y se remplaza la figura de delegados.
  • La Constitución del DF establecerá sus facultades, obligaciones y requisitos; sólo la ALDF tendrá facultad para aprobar adiciones o reformas.

 

 


Post y Contenido Original de : Excelsior