El arte de las mujeres-mueble y los pezones erectos del británico Allen Jones

El arte de las mujeres-mueble y los pezones erectos del británico Allen Jones

Nov 7, 2014 0 Por latlayud

ÁNXEL GROVE

  • El artista británico, de 77 años,  recibe el homenaje de la Royal Academy of Arts de Londres.
  • Pinturas, esculturas en metal, madera y fibra, fotos y bocetos repasan la obra de una figura vital del arte del siglo XX.
  • Sus ‘mujeres-mueble’ fueron criticadas y atacadas fisicamente por fanáticas feministas.

Allen Jones RA, Hat Stand, 1969

Es bastente revelador de las múltiples formas que adoptan el integrismo y la intolerancia —que con alegría atribuímos a culturas o religiones ajenas a la parte del planeta que habitamos— que el artista Allen Jones, uno de los creadores vivos más importantes del mundo, vaya a pasar a la historia como un fabricante de objetos que, si nos atenemos a la falsa objetividad de los motores de búsqueda de internet, son cosificaciones de la mujer.

Nacido en 1937 en Southampton (Inglaterra), Jones recibe ahora una especie de indemnización moral pública por el daño injuisto que hizo a su inocente, tierna y crítica obra la actitud del fanatismo de algunas feministas desnortadas.

Allen Jones RA (Allen Jones, académico real) repasa los cincuenta años de ejercicio artístico de uno de los fundadores del pop art —escuela que nació en el Reino Unido pese a que fueron los EE UU quienes se llevaron los réditos—, un demoledor de convenciones con enorme sentido crítico y todavía más poderosa sensualidad, cuya huella puede rastrearse en casi todos los grandes mitos del arte contemporáneo. La retrospectiva, que se exhibe en la Royal Academy of Arts de Londres desde el 13 de noviembre al 25 de enero de 2015, es un homenaje “largamente retrasado”, dicen desde el museo.

‘Cuelga sombreros’, ‘Mesa’ y ‘Silla’

La muestra, que reúne pinturas, esculturas en metal, madera y fibra, fotos y bocetos, no pasa de largo por las obras más escandalosas de Jones, las piezas de esculturas eróticas de mujeres-mueble de 1969, Hat Stand, Table y Chair (Cuelga-sombreros, Mesa y Silla), figuras de silicona de mujeres desnudas de tamaño natural que sirven como mobiliario, reúnen elementos fetichistas y de sadomasoquismo y dieron lugar al tipo de filia sexual llamada en ingles forniphilia (de human furniture, mobiliario humano). Tuvieron gran éxito en los años setenta y grandes estrellas del cine y la música compraron ejemplares para decorrar sus casas.

Una de las piezas del set, Chair —una silla sobre las piernas de una mujer completamente dobladas sobre el torso—, fue objeto de un atentado en 1989 cuando, durante una exposición en la Tate Gallery, una feminista radical atacó la obra arrojando sobre ella disolvente para pintura. La acusación de cosificar a la mujer revoloteó en torno a Jones desde entonces y sigue viva: en enero de 2014 Dasha Zhukova, novia del magnate ruso Roman Abramovich, tuvo que pedir disculpas públicamente por aparecer sentada en una silla que imitaba a la de Jones pero, y eso exacerbó aún más a las guardianas de lo correcto, la mujer del mueble es negra.

‘Pienso en mí mismo como un feminista’

Pese a que el artista no ha dejado de argüir que su intención es jugar con la figura humana, reflejar cierto estado de malestar cultural e incluso defender los postulados obvios de los derechos de la mujer (“pienso en mí mismo como un feminista”, acaba de declarar en una entrevista en The Guardian), todavía hay quien no le perdona al brillante Jones —con obras mucho más notables que los ya cansinos muebles— que sienta un poder de atracción insaciable, como tantos otros maestros, desde Rubens hasta Picasso, hacia el cuerpo femenino y su mensaje de sensualidad.

En la antología habrá otras muñecas, entre ellas Body Armour, donde una réplica a tamaño real de la modelo Kate Moss aparece embutida en una segunda piel dorada de la que emergen los pezones erectos de los pechos, o Refrigerator, con la segunda esposa del artista, Deidre Morrow, y también muñecos de estilo años cincuenta.

‘Elementos falsos necesarios para la vida’

Unas y otros son reproducciones idealizadas de la realidad que le gustaría habitar a Jones, que define la exposición como “un gran baile de amigos”. Todos ellos “proyectan una realidad reconstruida de sí mismos, y eso es lo que de verdad me interesa”, añade el artista, para quien resulta tentador “descubrir qué cantidad de elementos falsos son necesarios para la vida”.

La Royal Academy of Arts ha decidido abandonar el enfoque cronológico y agrupar las obras por temas. Lo que surge, dicen, es “un lenguaje visual que fusiona la tradición pictórica con la iconografía de la vida en la ciudad, el teatro y la publicidad”, las áreas en las que se ha movido Jones desde que acabó sus estudios de Arte —durante los que fue expulsado por apartarse de la ortodoxia, por cierto, del Royal Collegue of Art asociado al museo que acoge la exposición— y comenzó a implicarse en la generación renovadora de las artes inglesas: es íntimo de David Hockney, fue amigo de los Beatles  y de John Lydon, cantante de los Sex Pistols, y es muy respetado por los chicos de oro del arte actual Damien Hirst y Jeff Koons.

‘Arte neumático’

Entre las obras destacadas de la antología están aslgunos de los más importantes cuadros pop de Jones —Interesting Journey, First Step, Three Part Invention y Lux, Calme et Volupté—, en los que ya se adivinaba su ambición por mostrar la feminidad de lo masculino y la masculinidad de lo femenino, idea que desarrolló plenamente con el “arte neumático”, como él lo llama, de sus figuras de silicona.

Post y Contenido Original de : 20 Minutos

Comentarios

COMENTARIOS