El grito de "Todos somos Ayotzinapa", llamado a seguir transformando a México: EPN

    63
    COMPARTIR

    Ciudad de México.- Al cumplirse dos meses de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, el Presidente Enrique Peña Nieto dejó en claro que a partir de ahora el Estado mexicano tiene el objetivo fundamental de lograr la seguridad de los ciudadanos y la plenitud del Estado de Derecho.

    En el marco del evento “Por un México en Paz, Unidad y Desarrollo”, el Primer Mandatario expresó que sólo a través del Estado de Derecho “podremos superar juntos los retos de la inseguridad, la corrupción y la impunidad”.

    En el Patio Central del Palacio Nacional, el Jefe del Ejecutivo afirmó que a raíz de la tragedia de Iguala, “México está nuevamente a prueba, por lo que “los mexicanos no podemos caer en el pesimismo, ni abandonar nuestra esperanza de un mejor futuro”.

    Recordó que el dolor que siente el país tampoco es justificación para recurrir a la violencia o al vandalismo, porque “no se puede exigir justicia violando la ley”.

    Frente a los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, gobernadores, empresarios, académicos, líderes de partidos políticos, intelectuales e integrantes de la sociedad civil, Enrique Peña Nieto sentenció que este es el momento de construir, no para destruir; es momento de unir, no para dividir; “momento de fortalecer nuestras instituciones, no para debilitarlas; es momento de pensar en soluciones y de trabajar por México”.

    “A lo largo de nuestra historia nacional, los mexicanos jamás nos hemos rendido ante la adversidad. Hemos demostrado una y otra vez, que somos una sociedad con dignidad, con valor, unida y solidaria”.

    Por lo anterior, reconoció que las voces de la sociedad se han levantado para decir: “Ya basta”, y que estas han salido a las calles en el país y en el mundo para expresar su solidaridad con las familias de los normalistas desparecidos por el crimen organizado, expresiones de artistas, intelectuales y deportistas, “las miles de inconformidades difundidas en redes sociales, así como las opiniones de articulistas y columnistas, todas coinciden en un punto fundamental: que México no puede seguir así”.

    Detalló que con los hechos registrados en Iguala, México debe cambiar y asumió la postura de que como un mexicano más se suma al clamor ciudadano que exige justicia y “como Presidente de la República, y dejo de manera muy enfática, asumo la responsabilidad de encabezar todos los esfuerzos necesarios para liberar a México de la criminalidad, para combatir la corrupción y la impunidad”.

    Expresó que hoy México tiene que construir un pleno Estado de Derecho, porque “no hay soluciones simples, ni caminos cortos, por lo que estoy convencido en impulsar cambios de fondo, que permitan mejorar la seguridad, la justicia y el Estado de Derecho en México”.

    En este sentido, Peña Nieto confía en la sociedad mexicana, esto porque “México, tiene una buena sociedad, una sociedad democrática, responsable, crítica y cada vez más participativa y su acompañamiento y respaldo serán fundamentales frente a los nuevos retos que tenemos por delante”.

    Peña Nieto informó que giró indicaciones a las Secretarías de Gobernación y de Desarrollo Social para que amplíen todavía más los espacios de participación de las organizaciones de la sociedad civil, porque “el Gobierno de la República es un Gobierno abierto, dispuesto a escuchar y a tomar en cuenta la voz, la experiencia y las propuestas de la ciudadanía”.

    LOS HECHOS DE IGUALA NOS INDIGNA Y AGRAVIA PROFUNDAMENTE

    Enrique Peña Nieto referenció que al cumplirse dos meses de la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala, estos hechos son actos de barbarie e inhumanos que han conmocionado a toda la Nación.

    En un mensaje a la Nación, dijo que como Presidente de la República, “mi obligación ha sido encabezar los esfuerzos institucionales para conocer la verdad de estos hechos; asegurar que no haya impunidad y que todos los culpables sean castigados conforme a derecho, y que se dé la reparación integral a las víctimas”.

    Recordó que ante la gravedad de lo ocurrido, giró instrucciones al Procurador General de la República para que ejerciera sus facultades de atracción y se hiciera cargo de las investigaciones, mientras que el Gobierno de la República desplegó un amplio operativo para localizar a los jóvenes normalistas, haciendo uso de todos los medios y capacidades institucionales.

    “Desde entonces, hemos permanecido en contacto con sus padres manteniéndolos al tanto de las acciones y resultados, tanto de las investigaciones de la Procuraduría General de la República, como de los esfuerzos de localización”.

    Hizo mención que a la fecha se han detenido y puesto a disposición de la justicia a 79 probables responsables, incluyendo a los actores intelectuales, así como al líder y a los principales operadores del grupo criminal que cometió estos actos brutales.

    Peña Nieto enfatizó que un hecho inédito de apertura y transparencia, el Gobierno de la República solicitó, por primera vez en la historia, la asistencia técnica de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para localizar a los normalistas e investigar los hechos.

    “Como padre de familia comparto el dolor, la angustia y la incertidumbre de las familias de las víctimas

    “Como ciudadano mexicano comparto, también, la exigencia de justicia de la sociedad entera. No pueden quedar impunes estos actos de barbarie”.

    Reconoció en su discurso que en esta tragedia se combinaron condiciones inaceptables de debilidad institucional que no podemos ignorar: Un grupo criminal que controlaba el territorio de varios municipios; autoridades municipales que eran parte de la propia estructura de la organización delictiva; policías municipales que en realidad eran criminales a las órdenes de delincuentes.

    Pero que lo más desafiante para México “es que a pesar de las acciones emprendidas en la actual y anteriores administraciones, algunas de estas condiciones de debilidad institucional siguen presentes en otras localidades y zonas del país”.

    En esta radiografía, el mandatario mexicano abundo que desde el primer día de su gobierno, “advertí que en los últimos años el Estado había cedido importantes espacios, que la inseguridad y la violencia robaban la paz y libertad de diversas comunidades del territorio nacional”.

    Por lo que, el primer eje de mi Gobierno lograr un México en paz, impulsando una política pública de seguridad y procuración de justicia que ha permitido reducir los homicidios dolosos, los esfuerzos realizados son importantes, han contribuido, en alguna medida, a generar condiciones de mayor seguridad en algunas regiones del país.

    “Sin embargo, a pesar de lo alcanzado en estos dos años de Gobierno, los hechos de Iguala nos han dejado claro a todos, a sociedad y Gobierno, que aún hay mucho por hacer”.

    Expresó que los lamentables hechos de Iguala han exhibido que México tiene rezagos y condiciones inaceptables por vencer y que estos hechos de violencia “nos exigen redoblar los esfuerzos para lograr la vigencia plena del Estado de Derecho”.

    TODOS SOMOS AYOTZINAPA

    Peña Nieto hizo suyo el “grito de Todos somos Ayotzinapa”, porque este demuestra ese dolor colectivo.

    Afirmó que “el grito de Todos somos Ayotzinapa es ejemplo de que somos una Nación que se une y se solidariza en momentos de dificultad”.

    “El grito de Todos somos Ayotzinapa es un llamado a seguir transformando a México”.

    Subrayó que como sociedad debemos tener la capacidad de encauzar nuestro dolor e indignación hacia propósitos constructivos.

    “El camino de México debe ser el de la paz, la unidad y el desarrollo. Tenemos que seguir avanzando juntos para superar la pobreza, la marginación y la desigualdad que lastiman, especialmente al sur del país”.

    Por último, Enrique Peña Nieto convocó a avanzar por esa ruta y a que continuemos impulsando los cambios de fondo que requiere el país para cerrarle el paso a la criminalidad, la corrupción y la impunidad.

    “El camino hacia un mejor México no ha sido ni será fácil. Nos seguirá exigiendo esfuerzo y perseverancia. Seguirán existiendo obstáculos y resistencias, pero la fuerza y la voluntad de cambio de los mexicanos siempre podrán superarlos”, finalizó. – See more at: http://www.oem.com.mx/laprensa/notas/n3621476.htm#sthash.WBnn2lRr.dpuf Post y Contenido Original de : El Mexiquense

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR