El mundo subestimó al ébola

    62
    COMPARTIR
    EFE, AFP, Reuters y AP

    BRUSELAS, 27 de octubre.– El coordinador de la Unión Europea (UE) para combatir el ébola, Christos Stylianides, dijo ayer que la epidemia es “realmente aterradora” y anunció que viajará en noviembre a la región africana afectada para subrayar que el “aislamiento” de la zona “no es una opción”.

    “Los resultados de la epidemia son realmente aterradores”, dijo Stylianides, señalando que hay unos 10 mil casos de contagios y unos 5 mil muertos.

    “La comunidad internacional subestimó el peligro de la epidemia y la extensión de la amenaza. (…) No se trata de una operación de un mes…”, agregó.

    Stylianides, designado recientemente como nuevo comisario europeo de Ayuda Humanitaria, indicó que viajará en la segunda semana de noviembre a África occidental, la región más afectada por el brote.

    4,000 camas para enfermos se necesitan en los países afectados

    El viaje es para “expresar solidaridad, ayudar en las decisiones de los próximos pasos y (…) subrayar que el miedo y el aislamiento no son una opción”, afirmó el responsable, sin precisar cuál o cuáles de los tres países más afectados –Sierra Leona, Liberia y Guinea– visitaría.

    La UE se dio por objetivo alcanzar una asistencia financiera para luchar contra la epidemia de mil millones de euros.

    También el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se pronunció ayer por evitar aislar a los países para intentar frenar la epidemia.

    Ban insistió en Adis Abeba que la epidemia del ébola es un “problema mundial” que requiere una respuesta “inmediata”.

    1,000 millones de euros recauda Europa para combatir al ébola

    “Tenemos que aislar los casos de ébola, no a los países”, aseguró en una rueda de prensa ofrecida en la capital etíope, donde se encontraba de visita junto al presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y responsables de varias organizaciones regionales.

    Entre las medidas adoptadas para combatir el ébola, el secretario general de la ONU criticó aquellas que sólo sirven para aislar a los países afectados.

    Las críticas al aislamiento de países surgen luego de que políticos estadunidenses se pronunciaron la semana pasada por bloquear los vuelos hacia y desde los países afectados por la epidemia.

    Entre dichos políticos se encuentra el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, quien dijo que el presidente Barack Obama debería considerar prohibir temporalmente los viajes de Estados Unidos hacia los países donde el virus se ha extendido.

    Obama rechazó ceder a estas presiones y también criticó que estados como Nueva York, Nueva Jersey, Florida e Illinois anunciaran medidas para aislar al personal médico proveniente de África occidental.

    El caso de la enfermera Kaci Hickox, puesta en cuarentena el viernes en Nueva Jersey bajo medidas que exceden las adoptadas por el gobierno federal, fue una clara muestra del dilema que afrontan las autoridades.

    El portavoz de Obama, Josh Earnest, dijo ayer que la Casa Blanca no está entusiasmada con las cuarentenas implementadas por los estados, pero reconoció el derecho de las autoridades locales a tomar estas medidas.

    Soldados de EU en cuarentena

    Mientras tanto, el ejército de Estados Unidos aisló a más de una decena de soldados que regresaban de África occidental en una base en Vicenza, Italia, pese a que ninguno de ellos manifestó síntomas de la enfermedad.

    Entre los militares aislados están el mayor general Darryl Williams, quien supervisó la respuesta inicial al brote de la enfermedad. Más soldados serán aislados en los próximos días.

    En tanto, un niño con fiebre que estuvo en Guinea dio negativo ayer en Nueva York a un examen por posible contagio del virus.

    El niño de 5 años había sido ingresado el domingo por la noche al hospital Bellevue, de Manhattan, donde presentó un cuadro de fiebre, señaló el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York.

     

    Muere enviado cubano

    Uno de los cubanos que viajó a Guinea como parte de la brigada médica enviada a ese país africano para luchar contra el ébola murió el domingo a consecuencia de “paludismo con complicación cerebral”, informaron ayer fuentes oficiales.

    Se trata de Jorge Juan Guerra Rodríguez, de 60 años y licenciado en Economía, quien llegó a Guinea el 6 de octubre como parte de la avanzada de la brigada cubana, indica una nota informativa del Ministerio de Salud Pública.

    Este enviado, “por sus funciones de económico en la brigada, nunca estuvo en contacto con Centros de Tratamiento de Ébola ni con enfermos”, aunque no obstante “se le realizaron dos pruebas para diagnóstico de ébola que resultaron negativas”.

    Guerra Rodríguez comenzó a presentar síntomas el pasado 22 de octubre.

    Había trabajado durante más de 30 años en la Dirección de Salud de la provincia central cubana de Sancti Spíritus, había prestado también servicios en Mali, y “de manera voluntaria” se ofreció para integrar el grupo de colaboradores que partieron hacia África occidental para enfrentar el ébola.

    Amenazan con llevar el virus a República Checa

    Desconocidos amenazaron al gobierno de la República Checa con extender el virus del ébola por lugares públicos del país centroeuropeo si no reciben un millón de coronas checas (unos 37 mil euros), informaron ayer las autoridades.

    Una carta intimidatoria fue remitida a los medios de comunicación locales, después de que el gobierno no reaccionara a las exigencias de los delincuentes.

    “Hoy hemos recibido un envío de material biológico de Liberia que habíamos solicitado. Este material proviene de un paciente infectado por el virus”, indica la carta remitida a la prensa.

    El director del Unidad contra el Crimen Organizado, Robert Slachta, dijo que la amenaza procede de un grupo que usa “métodos de comunicación sofisticados” cuyo objetivo es “sembrar el pánico”.

    –EFE

     

    Pacientes españoles dejan la cuarentena

    Todos los contactos de alto riesgo de la enfermera española que superó el ébola abandonaron ayer el hospital de Madrid tras haber estado los 21 días de eventual incubación del virus y sin haber registrado síntomas.

    Teresa Romero, la enfermera de 44 años que se contagió del ébola mientras atendía a una de las dos víctimas mortales del virus en España, sigue en el hospital ya que, aunque curada, debe mejorar de algunos efectos que en su cuerpo dejó la enfermedad.

    Según confirmaron fuentes hospitalarias, ayer salieron del centro sanitario los diez pacientes que estuvieron en vigilancia, entre ellos Javier Limón, marido de Teresa Romero.

    El resto era personal médico que tuvo trato con Romero en los primeros días de incubación del virus y antes de que ingresara en el hospital.

    Quedaron en el hospital la propia Teresa Romero, así como otro contacto de bajo riesgo (uno de los pacientes que utilizó la misma ambulancia que trasladó a la auxiliar al hospital), que sigue en observación, por razones clínicas, aunque ya dio negativo en las dos pruebas realizadas para descartar un contagio
    por ébola.

    Con estas altas se descarta cualquier contagio en los días previos al ingreso de Romero en el Hospital Carlos III, cuando aún se desconocía que la auxiliar de enfermería estaba infectada por el virus.

    Uno de los médicos que atendió a Romero en el hospital de la ciudad en la que vive, Alcorcón, celebró ayer que todo haya terminado bien.

    Juan Manuel Parra dijo a periodistas que el periodo de aislamiento de tres semanas ha sido duro.

    Tras admitir que si volviera a presentarse un caso como el de Teresa Romero lo atendería igual, Parra agregó que una vez que ha pasado esta crisis lo único que quiere es olvidar todo, “respirar un poco” y abrazar a su familia.

    Romero fue el primer caso de contagio del ébola registrado fuera de África y permanece en el hospital desde el 6 de octubre.

    En España ha habido dos muertos por el virus, ambos religiosos que fueron repatriados de países africanos ya con la enfermedad avanzada y que fallecieron el 12 de agosto y el 25 de
    septiembre.

    Mientras tanto, enfermeros de varios países se reúnen ayer y hoy en Madrid para intercambiar experiencias en la lucha contra el ébola y aportar sugerencias para mejorar protocolos y procedimientos.

    El objetivo es ver “cómo se pueden mejorar los protocolos, cómo se pueden ampliar los procedimientos a nivel mundial para hacer una práctica mucho más segura”, dijo el presidente del Consejo General de Enfermería (CGE) español, Máximo González Jurado.

    Post y Contenido Original de : Excelsior

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR