El nudo del diablo: el arma del miedo

    121
    COMPARTIR

    TDKCartelAunque esta no es una película de terror, la historia que presenta en verdad horroriza, y si bien el diablo no es el protagonista central (como pudiese sugerir el título), un aire siniestro y de maldad gravita en ella. Y el escalofrío es mayor cuando nos enteramos que esta basada en hechos reales.

    Asi es, la reciente obra del cineasta canadiense Atom Egoyan da cuenta de un hecho conocido como el West Memphis Three, que ocurrió el 5 de mayo de 1993 cuando tres niños desaparecieron de dicha comunidad situada en Arkansas. Sus cuerpos fueron encontrados por la policía un día después, desnudos y con señales de haber sufrido diversas vejaciones y torturas.

    Como resultado de las investigaciones preliminares, se señala como sospechosos del abominable crimen a un trío de jovenes de la localidad que se cree practican la magia negra, y se argumenta que asesinaron a los menores como parte de un ritual satánico. Su inclinación por el ocultismo y los cultos paganos y su gusto por la ropa oscura, los filmes de horror y el Thrash metal no hacen mas que acrecentar las sospechas (y la antipatía) de la autoridad, los medios de comunicación y el público en general, quienes determinan su responsabilidad en el asunto y arman el caso reuniendo supuestas evidencias físicas y declaraciones que no hacen sino subrayar la naturaleza diabólica de los tres acusados: Jessie Misskelley, Jason Baldwin y Damien Echols.

    A medida que el juicio y las investigaciones avanzan, es evidente que el caso presenta varias irregularidades y anomalías, además de que las pesquisas policiales estan plagadas de omisiones y errores garrafales, e inclusive se omiten intencionalmente otras líneas de investigación que apuntaban hacia otros posibles sospechosos. Y la cosa se pone mejor: las evidencias presentadas en el caso son circunstanciales, y los testimonios son endebles, contradictorios o provienen de testigos de una dudosa confiabilidad. Todo esto lo atestigua el personaje de Ron Lax (Colin Firth), un investigador que apoyó a la defensa de estos jovenes.

    Si el caso y los testimonios no eran sólidos ¿cómo fue posible que se procediera contra tres chavos cuyos únicos delitos probados eran el vandalismo y escuchar a Slayer y otras bandas metaleras? Porque tanto la fiscalía como las autoridades decidieron centrar su acusación en la cuestión satánica, apelando a la superstición, el miedo y el prejuicio enraizados entre la población, haciendo caer todo el peso de la ley sobre unos culpables a modo: chavos de pelo largo, rebeldes, desmadrosos, fanaticos del Heavy y de Aleister Crowley. Chivos expiatorios perfectos para una sociedad que prefiere descargar su ira en aquellos que son diferentes, donde la discriminación y la intolerancia se imponen sobre la razon y la justicia. Todo esto queda acertadamente captado en el filme.

    Al final, tanto para Lax como para la madre de una de las víctimas (y desde luego, para el espectador) queda clara la inocencia de los inculpados, y la identidad del asesino o asesinos verdaderos sigue siendo una incógnita. Quedan más dudas que respuestas claras. La única certeza en este caso es que los verdaderos criminales son la ignorancia, el prejuicio y la paranoia. Las armas favoritas de aquel que no tiene argumentos sólidos para sostener sus verdades.

    Nota: si quieren profundizar más en este caso, también existe una trilogía de documentales (Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills, Paradise Lost 2: Revelations y Paradise Lost 3: Purgatory) de Joe Berlinger y Bruce Sinofsky, que da seguimiento puntual a este proceso penal desde su inicio y hasta el 2011, cuando los acusados son liberados (aunque no abuseltos del crimen, por insólito que suene).

    El nudo del diablo (Devil’s Knot, EE.UU., 2013) de Atom Egoyan, sobre un guión de Paul Harris Boardman y Scott Derrickson, basado en el libro Devil’s Knot: The True Story of the West Memphis Three de Mara Leveritt.

    Con: Reese Witherspoon, Colin Firth, Alessandro Nivola, James Hamrick, Seth Meriwether, Kristopher Higgins, Kevin Durand, Mireille Enos, Bruce Greenwood Elias Koteas, entre otros.

    Fco. Javier Quintanar Polanco

    TDK02 TDK09 TDK04 TDK01 TDK05 TDK07 DEVILS KNOT TDK08 TDK06

    Post y Contenido Original de : El patas El nudo del diablo: el arma del miedo

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR