En 9 años, 9 mil robos en ductos; reportes de la PGR

En 9 años, 9 mil robos en ductos; reportes de la PGR

Dic 1, 2014 0 Por latlayud
Julio Ramírez y Andrés Guardiola

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de diciembre.- De 2006 a agosto de 2014 se han perpetrado ocho mil 947 robos de combustible en ductos del país, a través de tomas clandestinas, de acuerdo con un registro histórico de la Procuraduría General de la República (PGR).

Con base en las cifras que la dependencia dio a conocer tras una solicitud de información, se indica que cinco estados concentran más de la mitad de las ordeñas.

Sinaloa, Veracruz, Puebla, Nuevo León y Jalisco suman cuatro mil 668 investigaciones por robo de combustible, equivalentes a 52.1% de los casos.

También se da cuenta que Sinaloa, con mil 155 registros, es el estado más afectado por ese delito, seguido de Veracruz, con 946 tomas clandestinas (10.7%) y Puebla, con 930 ordeñas (10.3%).

Respecto de los primeros ocho meses de 2014, la PGR da cuenta que se han integrado dos mil 150 averiguaciones previas por tomas clandestinas de combustible.

De enero a agosto de este año se reporta que en Guanajuato han ocurrido 342 robos, cuya mayor incidencia es en Silao, Irapuato y Salamanca, entre otros municipios del estado.

Desde 2006, Sinaloa encabeza las ordeñas

En ese estado se reportan 12.9 por ciento de las indagatorias por robo de combustible en el país.

Un reporte con datos de 2006 a agosto pasado indica que el estado con más ordeñas de combustible en el país es Sinaloa.

En esa entidad se contabilizan mil 155 sustracciones ilegales de combustible en los ductos de la empresa petrolera mexicana en estos casi nueve años. En total, en el país hay ocho mil 947 averiguaciones previas por sustracciones ilegales.

La información indica que cinco estados de la República concentran más de la mitad de las ordeñas del país (52.1%), con cuatro mil 668 robos.

Además de Sinaloa —donde se reportan mil 155 extracciones ilegales (12.9%)—, en Veracruz se tiene registro de 946 tomas clandestinas (10.7%), Le sigue Puebla, que tiene en el reporte histórico 930 ordeñas (10.3%), Nuevo León tiene 892 (9.9% del total) y Jalisco ocupa el quinto sitio con 727 sustracciones ilícitas de cumbustible (8.1%).

De acuerdo con las cifras de la Procuraduría General de la República (PGR), se han integrado dos mil 150 averiguaciones previas por tomas clandestinas de combustible de enero a agosto de 2014 en todo el país

En estos ocho meses, Guanajuato es el estado que más ordeñas contra la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) acumula, con 342 sustracciones, que equivalen a 15.9% de los casos en el país.

Guanajuato supera este año a entidades que históricamente reportan más ordeñas, como Sinaloa, Veracruz, Puebla, Nuevo León y Jalisco.

En 2013 en todo el país se integraron dos mil 439 indagatorias por ordeñas, en 2012 fueron mil 459. En el año 2011 se reportan mil 269 investigaciones abiertas por sustracción de hidrocarburos, un año antes 575, en 2009 fueron 339.

En 2008 hubo 278 tomas clandestinas, en 2007 fueron 241 y en 2006 —primer año que se tiene registro de PGR— hubo sólo 197 averiguaciones previas.

En este año, en el mayor número de averiguaciones previas por sustracción de hidrocarburos le sigue Veracruz, entidad que reporta 314 indagatorias, y en tercer sitio está Puebla, con 297 investigaciones iniciadas por el Ministerio Público federal, de acuerdo con los datos entregados a través de transparencia por la Dirección de Estadística de la PGR.

En Guanajuato la ordeña de ductos tiene mayor incidencia en los municipios de Silao, Irapuato, Salamanca, León,  Celaya, Apaseo el Grande y Apaseo el Alto.

Municipios contra los guachicoleros

Por su posición geográfica y su vecindad con la refinería de Pemex Ingeniero Antonio M. Amor, en Irapuato es común encontrar tomas clandestinas.

El alcalde de Irapuato, Sixto Zetina Soto, indicó que solamente en lo que va del año la Policía Municipal ha logrado detener a 22 presuntos delincuentes, popularmente conocidos como guachicoleros, cuando efectuaban el robo de combustible.

El alcalde panista dijo que se han neutralizado 22 tomas clandestinas en esa demarcación.

“Estamos trabajando con las autoridades federales y estatales, porque no podemos solos, ni debemos, pero no vamos a dejar de hacer nuestro trabajo”, destacó Sixto Zetina.

En tanto, en Silao, policías municipales han acusado a la administración del alcalde priista Enrique Benjamín Solís Arzola de procurar a los guachicoleros a cambio de una parte del botín.

El pasado 12 de octubre, la exoficial de la Policía Municipal de Silao, Ofelia Hernández Ortega, acusó públicamente, en una manifestación, al presidente municipal de estar coludido con el crimen organizado para la extracción ilegal de hidrocarburos, ya que, dijo, ella misma lo vio. Como ella se opuso a participar, señaló, fue suspendida injustificadamente. Hernández Ortega llevaba 13 años de servicio.

Solís Arzola es el mismo alcalde señalado por mandar golpear a una reportera el pasado mes de septiembre.

En Silao las tomas clandestinas se dan hasta en las zonas urbanas. Como ejemplo, el pasado primero de junio los cuerpos de emergencia del estado evacuaron preventivamente a los habitantes de unas 50 viviendas de las colonias El Mir y Pinabetes, tras detectarse una toma clandestina de combustible.

El delito estaba siendo cometido en el interior de una finca. Nadie se había percatado de ello, hasta que un error de los delincuentes llevó a ocasionar una fuga y el olor alertó a los vecinos.

No hubo incidentes que lamentar, así como tampoco detenidos.

Vecinos temen accidentes

El 24 de octubre una escuela tuvo que suspender sus clases luego de registrarse una fuga en un ducto de Pemex que estaba siendo perforado por delincuentes.

Los hechos ocurrieron la madrugada de ese viernes en la comunidad rural de El Durazno, en donde maestros y padres de familia decidieron cerrar la escuela primaria de la localidad hasta que fuera controlada la fuga de gasolina.

Sin embargo, la extracción ilegal  causó daños a más de 30 hectáreas de sembradíos de sorgo y espárrago, porque las autoridades de Pemex cerraron las válvulas casi tres horas después del suceso.

Las autoridades locales aseguraron que se trató de un intento de ordeña del ducto de Pemex que atraviesa el municipio sureño de Pueblo Nuevo, en donde se encuentra El Durazno.

En Irapuato, una fuga de hidrocarburos quedó fuera de control tras la intromisión de delincuentes en otro ducto de Pemex el pasado 27 de junio.

Los hechos ocurrieron en la comunidad rural Lo de Juárez, en el kilómetro 30+500 del poliducto 10, Salamanca-Aguascalientes-Zacatecas.

Solamente en lo que va del año han sido registrados cinco hechos similares en la misma comunidad fresera, lo que ha causado temor entre los pobladores.

“Por un lado tememos que en una de esas todo explote. Por otro lado nos da miedo que los guachicoleros vayan a matar a alguien”, comentó uno de los campesinos que suele ser afectado por las fugas de combustible.

En el municipio de León, el pasado 15 de junio fue localizada otra toma clandestina que con la fuga de combustible quemó varios metros cuadrados de cultivos de maíz.

En ninguno de los acontecimientos se detuvo a los responsables.

Calculan el saqueo en 7.5 millones de barriles

De acuerdo con el último cálculo realizado en julio de este año, la delincuencia organizada ya había robado más de 7.5 millones de barriles de hidrocarburos a la petrolera, lo cual va desde petróleo crudo, gasolinas, diesel y gas, de acuerdo con información de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Dicho volumen extraído de manera ilegal mediante las tomas clandestinas a la red nacional de ductos, le representó a Pemex una pérdida de 15 mil 300 millones de pesos en combustibles y reparaciones de la red, entre otros, ante lo cual se prevé que la pérdida al cierre del año superé en gran medida el total de 2013.

La mencionada previsión se basa en que el número de perforaciones ilegales ha mantenido un aumento significativo durante 2014, pues de enero a septiembre se registraron más de dos mil 662, de acuerdo con la información de la petrolera.

Esta cifra representa un aumento de 38.6 por ciento en comparación a los mil 921 registradas en el mismo periodo de 2013, y que contribuyen a generar pérdidas millonarias para la petrolera.

A pesar de la coordinación que mantiene Petróleos Mexicanos (Pemex) con las autoridades policiacas, el número de tomas clandestinas, perpetradas a la red de ductos de la empresa, mantiene una tendencia al alza, pues tan sólo de enero a septiembre de este año registró un aumento de 38.6 por ciento.

Legisladores en la Cámara de Diputados aprobaron hace algunas semanas la iniciativa que permite aumentar los castigos a quienes sean sorprendidos robando a Pemex, pues estas acciones ya son catalogadas como delitos graves.

Con ello se busca erradicar este tipo de prácticas, que a decir del director de la petrolera, Emilio Lozoya Austin, afecta severamente las finanzas, pues el combustible robado ya está siendo vendido en estaciones de servicio controladas por la delincuencia organizada.

Del mismo modo, como parte de las acciones con las que se busca hacer frente a esta situación, es que la empresa mantiene dentro de sus principales planes el desarrollo continuo del el Sistema Control de Supervisión y Adquisición de Datos (SCADA, por sus siglas en inglés), el cual tiene como principal objetivo el detectar cualquier cambio de presión o anomalía en la Red Nacional de Ductos, los cuales en su mayoría son provocados por los ataques del crimen organizado para la ordeña de combustible.

Dicho sistema cuenta con equipos e instrumentos “para garantizar condiciones seguras de transporte y poder accionar en forma remota oportunamente válvulas de seccionamiento en caso de emergencia”, indicó Pemex en su página electrónica.

Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS