Invitados permanentes del CNSP diseñan antídoto contra inseguridad

Invitados permanentes del CNSP diseñan antídoto contra inseguridad

Nov 16, 2014 0 Por latlayud
Iván E. Saldaña

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de noviembre.- Para algunos de los cinco invitados permanentes al Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP) su percepción es que aún “no son ciento por ciento bienvenidos”, porque llegaron en la incertidumbre, sin un referente que defina cuál es su papel dentro del mismo pero, aclaran, eso no los detiene.

Otros difieren un poco de esa opinión, agregan que su rol se define conforme a la aportación de temas que cada uno promueve y por los que, en cierta forma, se les considera especialistas, aunque también reconocen se han ido ganando su lugar. Además preparan el terreno para la futura generación de consejeros.

Sin embargo, todos coinciden en que su papel es fundamental para el diálogo Estado-sociedad civil dentro y fuera del Consejo Nacional de Seguridad para evaluar a México y responder a los llamados de auxilio de su población, así como haciendo trabajo de campo desde cualquier trinchera.

En entrevistas por separado con Excélsior, los cinco consejeros —quienes asumieron el cargo en agosto de 2013— comparten algunas de sus mayores aportaciones y actuales propuestas en la construcción de mejores políticas públicas, en temas como seguridad e impartición de justicia, antes y después de su llegada al Consejo.

Los cinco miembros invitados del Consejo Nacional de Seguridad Pública ofrecen su sentir sobre la situación actual en México ante los hechos de violencia hoy más coyunturales, las estrategias que han adoptado los gobiernos locales y el federal, de las que resaltan algunos de los puntos de avance, estancamiento y retroceso ligados a garantizar el bienestar de los mexicanos. 

 

Los órganos de seguridad

El gobierno federal creó el Sistema Nacional de Seguridad Pública  para construir políticas públicas en la materia.

¿Qué es el Consejo Nacional de Seguridad Pública?

  • El Consejo Nacional de Seguridad Pública (CNSP) es el órgano superior del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), y es encabezado por el Presidente de la República, e integrado por los secretarios de Gobernación, Defensa Nacional, Marina, Seguridad Pública, el procurador general de la República, los gobernadores de los estados, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, y el secretario ejecutivo del SNSP.

¿Qué es el sistema nacional?

  • El Sistema Nacional de Seguridad Pública es la instancia que sienta las bases de coordinación, así como la distribución de competencias, en materia de seguridad pública, entre la Federación, los estados, el DF y los municipios, bajo la directriz del Consejo Nacional de Seguridad Pública, siendo este último la instancia superior de coordinación y definición de políticas públicas.
  • Entre sus tareas está: formular y evaluar las políticas y estrategias en materia de seguridad.

 

 

EDNA JAIME TREVIÑO, directora general de México Evalúa

Percepción de la seguridad

Para Edna Jaime todavía hay una “notable debilidad del Estado”, a través de sus instituciones de procuración de justicia, sobre todo en el ámbito local; de no atender eso, seguiremos en la dinámica de combatir el crimen organizado con la intervención forzosa del gobierno federal.

“Estamos atorados en esa estrategia y no le hemos dado vuelta a la página, no hemos dado un antídoto en la estrategia de seguridad”, indicó.

La también exdirectora del Centro de investigación para el Desarrollo explicó que la presencia federal en los estados, como la Gendarmería Nacional, pueden contener las expresiones más extremas de la violencia, pero no resolver el problema local.

“A estos actores, y me refiero a gobernadores y presidentes municipales, veo a muy pocos en la ecuación, asumiendo su papel”, dijo.

Papel en el CNSP

Al igual que los otros invitados permanentes Edna Jaime llegó al CNSP con una trayectoria y línea de trabajo diferente, pero bien establecida, basada en que la evaluación de las políticas públicas son los cimientos para definir el rumbo.

Empero, opina que su cargo tuvo origen por la presión sociedad-gobierno bajo “una decisión a medias de la administración pasada” que aún se conserva; que no les otorgó un rol de funciones, atribuciones ni alcances; que les ofreció la “incertidumbre”.

“Siento que no somos ciento por ciento bienvenidos porque, en ese caso, ya se hubieran planteado algunos roles, algunas funciones. Entonces fue: les abrimos la puerta porque fue presión de sociedad civil pero no definimos nada más, no nos comprometemos a más. Si hubiera atribuciones definidas es comprometer más, dar más. Creo que lo que sigue es pedirlo, nos toca a esta generación de consejeros, pedirlo”, dijo.

La politóloga indica que, en poco más de un año en funciones, les ha tocado ir construyendo su papel sobre la marcha, pero hasta hoy “no ha encontrado todavía en la interlocución con las autoridades, en el marco del Consejo, ningún proyecto para formalizar la presencia de los consejeros. Debe haber más, si no para nosotros para la siguiente generación de consejeros”, señaló.

Objetivos

Con un lustro de existencia, su organización México Evalúa nace y se ha desarrollado con el objetivo de evaluar la seguridad y la justicia, generando indicadores para ello.

Información que genera análisis útil para la toma de decisiones y de políticas públicas, “evidencias”, y las mismas sean utilizadas por la ciudadanía incentivando su participación.

Logros

Edna Jaime antepone que “falta mucho por hacer” sobre avances, durante su gestión en México Evalúa y dentro del CNSP.

En temas de seguridad y justicia hay mayor interlocución entre la sociedad civil con las autoridades públicas; generación, orden y disponibilidad de información, además de comprensión de la misma, pero que dé indispensable la calidad.

Un logro en el Consejo es colocar el acuerdo aprobado sobre calidad de información. “La información no sólo es para consumo nuestro, sino para el gobierno”, reiteró.

¿Qué sigue?

Entre algunas de sus líneas de trabajo, la primera será insistir en la evaluación de los acuerdos que se toman en el Consejo; como el fortalecimiento institucional, reforma penal y desarrollo policial.

“Vemos que muchos acuerdos son simplemente letra muerta”, resaltó.

Seguir impulsando el acuerdo donde se establecen mecanismos para mejorar la calidad de información, con una metodología estandarizada para que las procuradurías puedan registrar los delitos con base en un método, y un sistema de verificación de la información.

Enfocarse a la transparencia en el ejercicio gubernamental, “por los menos de los fondos que se manejan desde el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública”.

 

ALEJANDRO MARTÍ GARCÍA, presidente de México SOS

Percepción de la seguridad

Alejandro Martí considera que la delincuencia y la inseguridad han ido evolucionando. Al principio, estábamos entre la pugna entre cárteles por territorios.

“Después encontramos que en la guerra contra el narcotráfico, sobre todo contra el trasiego, muchas veces había escasez de negocios para las bandas y se empezaron a meterse con la ciudadanía. Hoy, quizás estamos viviendo una nueva etapa, en donde estamos encontrando la narcoguerrilla y como es concretamente el caso de Iguala, la asociación de los narcotraficantes con los poderes constituidos, que eso es una cosa bastante preocupante.

“Tenemos que estar convencidos que como los virus mutan, el narcotráfico va mutando. El secreto de esto no es cejar y seguir luchando para que esto llegue a funcionar, aquí nadie se puede echar para atrás y nadie se puede derrotar, y nadie de nosotros tiene derecho a quejarse, sino a buscar las soluciones”, dijo.

Papel en el CNSP

Al llegar como invitado del CNSP no hubo una repartición de tareas; sin embargo, considera que el trabajo que realiza ya estaba marcado por la trayectoria de temas, mismos que, de cierta forma, le dieron un lugar como especialista en seguridad.

Explicó que él y los otros cuatro consejeros ciudadanos llevan un trabajo previo con las diferentes dependencias de gobierno en todos los niveles sobre distintos asuntos con resultados utilizados en las reuniones con el Consejo (semestrales) como “un corte de caja”.

“Hay una labor muy importante en el CNSP porque ahí, de primera mano, nosotros,  entendemos la problemática, los avances y los atrasos que se están dando a los consejeros nos reciben las autoridades para tratar de mejorar las cosas”, señala.

Objetivos

Luego de vivir en su familia la tragedia de un secuestro, desde 2008 el empresario Alejandro Martí se comprometió en favor de la sociedad. En una frase definió su reclamo al gobierno: “Si  no pueden, renuncien”.

Su línea de aportación al CNSP, explicó, está basada en los objetivos con los que fundó la organización que hoy preside, México SOS: Impulsar las políticas públicas en beneficio de la seguridad y la justicia; coadyuvar en la promoción de leyes que permitan precisamente contribuir y evitar la impunidad, entre otros.

Logros

Martí destacó dos puntos. Uno, es la creación del Código Nacional de Procedimientos Penales, ya que para él “unificar las formas de operar en todos los estados nos va a servir para poder uniformar y medir los resultados”.

El segundo caso refiere a la geolocalización en tiempo real de llamadas telefónicas para combatir el secuestro. Punto en el que se continúa impulsando para su posterior aplicación.

¿Qué sigue?

Martí explicó que, ante el CNSP y desde su trinchera, seguirá promoviendo éste y el siguiente año propuestas basadas en tres ejes fundamentales:

Primero. En lo legislativo impulsar una nueva ley contra la delincuencia organizada, basada en un amplio grupo de asesores (académicos, exministros y exfuncionarios, entre otros).

Inducir a la creación de manuales y protocolos de investigación para toda la policía, con el fin de que la reforma penal verdaderamente prospere; y crear una ley de ejecución penal, lo que requiere una reforma integral del sistema penitenciario.

“El sistema penitenciario mexicano es un verdadero fracaso”, aseveró. Plantear modificaciones en la Ley de Amparo, en función de las nuevas leyes que se están generando.

Dos. En el fortalecimiento institucional, lograr que las unidades antisecuestro cuenten y utilicen toda la tecnología suficiente para deshacer o eliminar este delito.

Y tres. Fomentar la activación ciudadana, buscando trabajar en todos los estados y municipios con mesas de seguridad y justicia integradas por residentes prominentes de cada entidad.

 

ANDREA AMBROGI DOMÍNGUEZ, presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla

Percepción de la seguridad

Desde hace cuatro años, Andrea Ambrogi llevó a la práctica su inquietud de participar por la sociedad, iniciando en el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla, mismo que hoy preside.

Para él, gran parte de los problemas en México como los casos de Guerrero, el Estado de México o Chiapas toman fuerza desde la impunidad.

“En nuestro país estamos viviendo un tremendo índice de impunidad, para mí ese es el origen de estos fenómenos y situaciones que nos duelen y preocupan a todos, creo que donde debemos reflexionar es en que no podemos continuar en este país con estos tremendos índices de impunidad”, expuso.

Ninguna sociedad de cualquier país debe vivir en impunidad, reiteró, y los mexicanos no deben ser la excepción. “El punto en el que debemos coincidir todos, donde hay que avanzar es en no continuar sin que eso nos preocupe, si no que nos ocupe. Sin que sea un tema de cada uno de los mexicanos el que vivamos en este clima de impunidad, en donde ni denunciamos ni se castigan los delitos y la actividad criminal es altamente redituable y sin el mínimo riesgo de castigo”, exigió.

Papel en el CNSP

El CNSP, opinó Andrea Ambrogi, estaba definido desde la convocatoria —aunque de forma muy general—. Lo describe como un lugar de participación ciudadana, con el objetivo de evaluar y dar seguimiento a las políticas públicas que se instrumentan en esa instancia.

“Coincido en que estaba claro el propósito, ahora la forma de hacerlo es lo que necesitamos todavía en estos momentos instrumentar”, mencionó.

La capacidad de hacer más tangible la colaboración en el grupo, dijo, es mejorar los mecanismos institucionales que permitan tener un papel más activo en todas las reuniones protocolarias del Consejo como la Conferencia de Procuradores de Justicia, la Conferencia de Secretarios de Seguridad Pública y la Conferencia de Sistema Penitenciario.

Objetivos

La estrategia que lleva a la cotidianidad lo define en una campaña: “Delito que no se denuncia, se repite”. Este mecanismo de incorporación autoridad-sociedad civil tiene la finalidad de incentivar la participación ciudadana, la prevención del delito y la procuración de justicia.

Logros

Sólo en el ámbito estatal, en Puebla el fomento a la denuncia se ha incentivado gracias a la implementación del Ministerio Público Virtual —programa donde el ciudadano presenta su querella y, 48 horas más tarde debe ratificar su declaración—.

Además, el modelo que ahora se emplea también en el Distrito Federal y Chihuahua apoya al ciudadano en temas legales y sicológicos, mismos que generan confianza en la procuración de justicia.

Dentro del Consejo cita su propuesta ya aprobada, sobre “desincentivar el robo de celulares a través del uso del email. Estamos en la etapa donde el gobierno y las telefónicas ya se están poniendo de acuerdo para hacer la campaña, es un buen paso”.

¿Qué sigue?

El trabajo de Andrea Ambrogi continuará en fomentar  las seis propuestas de los invitados al CNSP para que tengan una respuesta pronta, y de ser posible con vistas a mejorar la calidad de vida.

Algunas propuestas son: desalentar el robo a celulares por medio del uso del email ; la utilización del GPS en patrullas de todo el país, con el fin de ubicar en dónde y qué hacen los elementos de seguridad.

Detallar los protocolos de acción por parte de autoridades en los retenes de seguridad, saber qué pueden pedirnos y a qué estamos obligados como ciudadanos.

La geolocalización celular para hacer más eficiente y rápido la ubicación; mejorar el horario del policía pues está “totalmente fuera de los cánones que se manejan a nivel internacional de las mejores prácticas” con jornadas laborales de 24 horas.

 

MARÍA ELENA MORERA MITRE, presidenta de Causa en Común

Percepción de la seguridad

María Elena Morera, inmersa en el activismo ciudadano desde 2001, expone que el modelo de seguridad nacional debe repensarse, pues “no hemos sobrepasado los momentos de mayor violencia” como se pensaba.

“Tenemos que hacer que nuestro gobierno vuelva a repensar el modelo de seguridad y haga cambios de fondo, porque no solamente es Ayot-zinapa y Tlatlaya, también estamos viendo que en Michoacán, a pesar del tiempo que el gobierno federal le ha invertido y del dinero, no vemos que los cambios sean estructurales en la procuraduría ni en la Secretaría de Seguridad Pública, y nos tiene muy preocupados”, planteó.

Con eso se percibe “una gran debilidad no solamente en el ámbito de los municipios, sino de varios estados de la República, y eso termina en el gobierno federal. Creo que el presidente (Enrique Peña Nieto) tiene que repensar algunas de sus políticas”.

Define que México tiene dos aristas: un país de grandes oportunidades e historia, y por otro lado mantiene un círculo perverso de corrupción, simulación e impunidad que no nos permite avanzar pero que se tiene que romper.

Papel en el CNSP

La también miembro del comité de evaluación de la Coordinación Nacional Antisecuestro opinó que la figura del invitado permanente “es todavía muy endeble” porque el gobierno federal la puede quitar o poner si lo deseara, ya que no es parte de la ley.

Aunque reconoce “una gran evolución” desde la década de los 90 y con la creación del Sistema Nacional de Seguridad Pública a la fecha, pues antes no había participación ciudadana.

“Ahora tenemos cinco asientos. Sí hemos avanzado pero no es suficiente, por qué, porque no está en la ley, porque no nos dejan hablar siempre. A veces nos dejan hablar, generalmente hablamos dos, y no siempre de lo que decimos se llega a acuerdos”, añadió.

Coincide con Edna Jaime en que su presencia en el Consejo no es del todo bienvenida y la atribuye a la desconfianza mutua de trabajar entre ciudadanos y autoridades.

“Tenemos que generar
—precisamente es una labor en mi organización— estos espacios de confianza. A nosotros lo que nos toca es exigir y vigilar, a ellos (gobierno) el hacer.

Morera promete que buscará promover que el cargo honorífico que lleva “sea que parte de la ley, que sea obligación que los cinco consejeros ciudadanos estén sentados allí y que tengan un rol mucho más específico en el Consejo, actuando como cuerpo colegiado, no de manera individual”.

Objetivos

Entre sus líneas de trabajo, María Elena Morera se enfoca en temas de seguridad, justicia y construcción de ciudadanía.

Define que Causa en Común es una organización que trabaja por el fortalecimiento de la ciudadanía, del Estado de Derecho y por la regeneración de los vínculos de confianza entre ciudadanos y las instituciones.

Logros

Morera citó avances en
vínculos de confianza entre ciudadanía y autoridades, donde se pueden sentar a hablar con la autoridad pero se mantiene la línea de exigir.

“Nos podemos sentar, pero no nos cooptan”, defendió.

Desde lo personal y dentro de las ONG, agregó que han apoyado a cientos de víctimas de secuestro y a miles de víctimas en otras modalidades de todo el país, en mayor medida bajo el aporte de políticas públicas.

En Causa en Común han impulsado el desarrollo del modelo policial con seguimiento desde hace tres años, “y gracias al trabajo de la organización hoy muchos gobernadores se sienten vigilados para aportar una mejor policía a este país”.

¿Qué sigue?

Dentro y fuera del CNSP, junto a su organización insistirán en la necesidad de programas de supervisión al modelo de desarrollo policial, a nivel estatales de todo el país; impulsar la clave única de identidad y la cédula de identidad para menores, entre otros.

 

MIGUEL BERNARDO TREVIÑO DE HOYOS, exdirector del Consejo Cívico de las Instituciones de Nuevo León

Percepción de la seguridad

Miguel B. Treviño de Hoyos comenzó en el año 2000 a analizar, desde la trinchera periodística, la situación de su estado (Nuevo León) y del país.

Se encontró con la falta de transparencia y acceso a la información pública gubernamental y con el paso del tiempo, al acercarse al mundo de las ONG volteó a ver la inseguridad.

“Hoy vivimos una situación muy grave a escala nacional, hay que aclarar que es un problema que está focalizado en diferentes regiones importantes del país, en donde la violencia está desbordada”, dijo.

Treviño de Hoyos recomienda ir más allá de la emergencia, haciendo presión para que los organismos públicos, desde el Legislativo, se enfoquen en los cambios institucionales, “en los problemas raíz”.

“¿Por qué tenemos esta situación en Guerrero? ¿Por qué tenemos una situación similar en Michoacán? ¿Por qué tenemos una situación parecida en Tamaulipas?: porque no hay instituciones locales de seguridad.”

Apuntó que, desde su experiencia en Nuevo León, cuando la violencia se desbordó hasta 2012, hoy hace falta más sociedad civil involucrada en entidades como Guerrero, pues con ello se evitaría el crimen organizado inmiscuido en los gobiernos.

Papel en el CNSP

Miguel B. Treviño coincide con otros invitados permanentes en que llegaron al Consejo sin un rol definido, en el que su participación se limita, lo cual los obliga a ganarse su espacio con base en ser muy propositivos.

Se debe a la desconfianza de las autoridades, cuenta a este medio, “pues la orientación de los gobernadores y de los funcionarios involucrados en temas de seguridad es que los asuntos se traten a puerta cerrada, y no necesariamente con mala intención.

“Efectivamente son temas que tienen una parte que implica información muy delicada, además están acostumbrados a que la temática de seguridad se trate a puerta cerrada; sin embargo, la fórmula no nos ha funcionado”, acusó.

No queda de otra más que presionar, dijo, y tratar de romper ese ambiente en que se quiere mantener la puerta cerrada.

Objetivos

Miguel Bernardo se rige principalmente bajo cinco objetivos que emplea en su aporte social: transparencia, rendición de cuentas, reforma a la justicia, seguridad ciudadana y nuevas formas de participación cívica.

Logros

La primera Ley de Transparencia en el país que impulsó el llamado Grupo Oaxaca —del que Treviño de Hoyos fue cofundador—, y que sirviera como referente para la creación del IFAI, es un logro en los últimos años, citó.

También avances reconocibles tras la reforma constitucional al Sistema de Justicia Penal que se concretó en 2008, en la que participó para su promoción.

La sociedad respondió al problema de la escalada de violencia en Nuevo León (durante 2010 y 2012) con incentivo del Consejo Cívico de las Instituciones, para atender más allá de la coyuntura.

Junto con organizaciones civiles impulsaron el proyecto “Alcalde ¿cómo vamos?”, que nació en tiempos electorales en Nuevo León para calificar el avance de municipios, y que hoy es referente en el país.

“Los alcaldes ahora están en una sana competencia donde quieren ser los mejores capacitados ante la ciudadanía”, aseguró.

¿Qué sigue?

Entre algunas propuesta, explica que dentro y fuera del CNSP impulsará la práctica internacional de contar en México con mecanismos de control interno para las corporaciones policiacas, además de su certificación.

Coincide en propuestas como la de Edna Jaime, que tienen que ver con la generación de indicadores.

“En el tema de seguridad necesitamos que los indicadores sean universalmente aceptados. No podemos tener diferentes cifras de homicidios donde unas dicen una cosa y otras dicen otra cosa, pues genera  desconfianza.”

Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS