La circulación de los océanos fue la más lenta que se registró en mil años: por qué esto es una mala noticia

La circulación de los océanos fue la más lenta que se registró en mil años: por qué esto es una mala noticia

Abr 14, 2018 0 Por RedAcción

(iStock)

La circulación del Océano Atlántico que lleva calor a las altas latitudes del hemisferio norte se está desacelerando debido al cambio climático, según afirmó un equipo de científicos. Eso sugiere que una de las consecuencias más temidas ya está ocurriendo.

La circulación atlántica meridional (AMOC por sus siglas en inglés) ha disminuido en fuerza en un 15 por ciento desde mediados del siglo XX a un “nuevo mínimo histórico”, de acuerdo a los científicos que participaron en un estudio publicado por la revista Nature. Eso supone una disminución de 3 millones de metros cúbicos de agua por segundo, el equivalente a casi 15 ríos amazónicos.

El AMOC lleva agua tibia desde el ecuador hacia el norte del Atlántico y el agua fría baja a través del océano profundo. La corriente es, en parte, la razón por la cual Europa Occidental disfruta de un clima templado, y los meteorólogos están vinculando los cambios en las temperaturas del Océano Atlántico Norte a las recientes olas de calor del verano.

La circulación también es crítica para las pesquerías frente a la costa atlántica de Estados Unidos, una parte clave de la economía de Nueva Inglaterra que ha experimentado cambios en los últimos años, y la pesca del bacalao colapsa a medida que la población de langosta crece en la costa de Maine.

Algunas de las perturbaciones de la AMOC pueden ser impulsadas por la fusión de la capa de hielo de Groenlandia, otra consecuencia del cambio climático que está alterando la composición del agua de la región e interrumpe los procesos naturales.

Esto es “algo que los modelos climáticos han predicho durante mucho tiempo, pero no estábamos seguros de que realmente estuviera sucediendo”. “Creo que está sucediendo”, apuntó uno de los autores del estudio, Stefan Rahmstorf del Instituto Postdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania. “Y creo que son malas noticias”, agregó.

Pero el papel completo del cambio climático en la desaceleración de la corriente oceánica no se comprende completamente, y otro estudio publicado hace unos días arrojó conclusiones algo diferentes.

(Levke Caesar/Potsdam Institute for Climate Impact Research/The Washington Post)

Este estudio, que también fue publicado en la revista Nature, descubrió que la AMOC se ha desacelerado en los últimos 150 años y también ha descubierto que ahora es más débil.

“Los últimos 100 años han registrado su punto más bajo”, comentó Jon Robson, investigador de la Universidad de Reading y uno de los autores del estudio (El autor principal del estudio fue David Thornalley del University College London).

Los dos estudios tienen sus diferencias: el segundo sugiere que la desaceleración probablemente comenzó por razones naturales alrededor de la época de la Revolución Industrial en 1850, en lugar de ser estimulada por el cambio climático causado por los seres humanos, que se inició plenamente en el futuro.

Pero al igual que el primer estudio, el segundo encuentra que la circulación se ha mantenido débil, o incluso aún más debilitada, a través de la era actual de calentamiento.

“Estos dos nuevos documentos apuntan firmemente al hecho de que el vuelco probablemente se ha debilitado en los últimos 150 años”, explicó Robson. “Hay incertidumbre sobre cuándo, pero la analogía entre lo que sucedió hace 150 años y la actual es bastante fuerte“.

La circulación de la AMOC es solo una parte de un sistema global mucho más grande de corrientes oceánicas, impulsado por las diferencias en la temperatura y la salinidad del agua del océano. Las cálidas aguas superficiales fluyen hacia el norte en el Atlántico, eventualmente se enfrían y, debido a que el agua fría y salada es muy densa, se hunden y viajan hacia el sur a grandes profundidades. La circulación se ha comparado así a una cinta transportadora.

Pero el derretimiento del hielo marino del Ártico y la capa de hielo de Groenlandia puede refrescar las aguas del norte e interferir con el hundimiento. Investigaciones recientes, de hecho, han confirmado que el agua de deshielo de Groenlandia permanece en la superficie del océano, donde podría estar interrumpiendo la circulación.

Las mediciones directas de la circulación tienen poco más de una década. Y aunque han mostrado un descenso, ese es un período de tiempo demasiado corto para detectar una tendencia definitiva.

Entonces, los nuevos estudios buscaron inferir el estado de la circulación a partir de evidencia más directa.

La investigación encuentra que la extraña alineación, que ha producido regiones de frío récord y calor entre sí, se ha estado desarrollando desde la década de los cincuenta y se asemeja mucho a lo que predeciría un modelo climático de muy alta resolución.

El estudio fue dirigido por Levke Caesar, del Instituto Postdam, junto a los autores de instituciones en Alemania, Grecia y España, así como de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

El segundo estudio, mientras tanto, recurre a muestras de sedimentos de las profundidades oceánicas frente a Cabos Hatteras (Carolina del Norte) para inferir la fuerza de la corriente que se remonta a más de mil años atrás. Debido que a una corriente más fuerte puede transportar granos de arena más gruesos, el estudio pudo detectar un debilitamiento que comenzó hace unos 160 o 170 años cuando terminó la “Pequeña Edad de Hielo” en el hemisferio norte. Esa tendencia ha continuado hasta el presente.

“En términos de esta caída inicial en la AMOC, es muy probable que sea una especie de proceso natural”, dijo Robson. “Es muy probable, basado en otra evidencia, que las actividades humanas puedan haber seguido reprimiendo la AMOC, o tal vez hayan llevado a un mayor debilitamiento“.

¿Consistente o contradictorio?

Meric Srokosz, un oceanógrafo del Centro Nacional de Oceanografía en Gran Bretaña, señaló que los dos estudios tienen “mensajes algo diferentes”, pero enfatizó que ninguno de ellos realiza una medición directa de la circulación.

Básicamente, la visión que se tome de los resultados depende de cuán buenos sean los modelos utilizados y de qué tan bien los dispositivos elegidos representan la AMOC en las escalas de tiempo de interés“, comentó.

Marilena Oltmanns, oceanógrafa del Centro de Investigación Oceánica GEOMAR Helmholtz en Kiel (Alemania) fue más allá al decir que los dos estudios pueden no medir por completo lo mismo.

“Creo que aplicando diferentes métodos y mirando diferentes escalas de tiempo, los dos estudios se centraron en diferentes componentes de la circulación oceánica”, dijo. “Ambos tuvieron que usar algún tipo de aproximación o Proxy, lo que inevitablemente genera limitaciones y no puede dar una imagen completa“.

Pero Rahmstorf argumentó en un correo electrónico que, dadas las dificultades y limitaciones involucradas en dicho trabajo, “¡Creo que el acuerdo general de las diversas estimaciones independientes es muy bueno!”

Cambios agudos de la costa de Maine

Los autores del primer estudio creen que el cambio en la circulación ya puede tener un gran impacto a lo largo de la costa de Estados Unidos.

De todas las aguas de Estados Unidos, esta región definitivamente se ha calentado más rápido en la última década“, afirmó Vincent Saba, biólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y uno de sus coautores.

Y eso ha tenido efectos importantes en la pesca. El Golfo de Maine, por ejemplo, ha visto un auge gigante en la industria local de la langosta y el colapso de la pesca del bacalao.

“Muchos de estos cambios ocurren relativamente rápido, y nuestra gestión pesquera no puede mantenerse al día”, manifestó Saba. “Estamos tratando de descubrir cómo lidiar con algunos de estos cambios de especies que estamos viendo“, apostilló.

No se trata solo de pesquerías: si la tendencia a la desaceleración continúa, se espera que impulse un fuerte aumento del nivel del mar contra el litoral oriental. Investigaciones anteriores ya han demostrado que de 2009 a 2010, el nivel del mar en la región se disparó, de repente, 12 centímetros, gracias, en parte, a una breve desaceleración de la circulación.

Esto ocurre, explica Rahmstorf, porque el flujo hacia el norte de la corriente del Golfo empuja las aguas a su derecha, lo que significa que el océano se amontona contra la costa de Europa. Pero a medida que la corriente se debilita, parte del agua fluye hacia la costa este de Estados Unidos.

En cuanto al futuro, Rahmstorf predice que la circulación solo se debilitará aún más a medida que avance el cambio climático. Puede que no sea lento y estable: existe un gran temor de que pueda haber un “punto de inflexión” en el que la circulación se detenga abruptamente.

Este es uno de los escenarios más infames para el cambio climático abrupto, como se le conoce: estudios de la historia del planeta sugieren que un cambio tan repentino en el Atlántico Norte ha ocurrido muchas veces en el pasado de la Tierra, tal vez hace tan solo 13,000 años. Pero no está claro qué tan cerca podría estar el punto de inflexión.

“Creo que a largo plazo, Groenlandia comenzará a derretirse incluso más rápido, por lo que creo que la perspectiva a largo plazo para ese sistema de circulación oceánica es que se debilitará aún más“, añadió Rahmstorf. “Y creo que eso nos va a afectar a todos, básicamente, de manera negativa”, finalizó.


La circulación de los océanos fue la más lenta que se registró en mil años: por qué esto es una mala noticia

Source: Infobae

Comentarios

COMENTARIOS