La teoría del "Big Bang" sobre la creación del Universo no contradice a Dios: Iglesia católica

    47
    COMPARTIR


    Ciudad del Vaticano, Italia.-  El Pa­pa ase­gu­ró hoy que el “Big-Bang” no con­tra­di­ce la in­ter­ven­ción di­vi­na en el ori­gen del Uni­ver­so, pues de nin­gu­na for­ma es pro­duc­to del caos si­no del re­sul­ta­do de la fuer­za crea­do­ra de Dios.

    Fran­cis­co hi­zo es­tas con­si­de­ra­cio­nes en un dis­cur­so que pro­nun­ció an­te un gru­po de es­tu­dio­sos que participan en una se­sión de la Pon­ti­fi­cia Aca­de­mia pa­ra las Cien­cias de­di­ca­da al te­ma “al­ta­men­te com­pli­ca­do” de la evo­lu­ción en la na­tu­ra­le­za.

    “Cuan­do lee­mos en el Gé­ne­sis el re­la­to de la crea­ción co­rre­mos el ries­go de ima­gi­nar que Dios fue un ma­go, con una va­ri­ta má­gi­ca con el po­der de crear to­das las co­sas. Pe­ro no es así”, ex­pli­có.

    “El creó a los se­res y los de­jó de­sa­rro­llar­se se­gún las le­yes in­ter­nas que él ha da­do a ca­da uno, pa­ra que se de­sa­rro­lla­sen, pa­ra que lle­ga­sen a la pro­pia ple­ni­tud”, apun­tó, ha­blan­do en ita­lia­no.

    Sos­tu­vo que así la crea­ción ha se­gui­do ade­lan­te por si­glos y si­glos, mi­le­nios y mi­le­nios, has­ta que se con­vir­tió en la que es en la ac­tua­li­dad, jus­ta­men­te, por­que “Dios no es un ma­go”, si­no el Crea­dor que da el ser a to­das las en­ti­da­des.

    Pre­ci­só que el ini­cio del mun­do “no es obra del caos” que de­be a otro su ori­gen, si­no que de­ri­va di­rec­ta­men­te de un prin­ci­pio su­pre­mo que lo creó por amor.

    “El ‘Big-Bang’, que hoy se po­ne co­mo el ori­gen del mun­do, no con­tra­di­ce la in­ter­ven­ción crea­do­ra di­vi­na si­no que la exi­ge. La evo­lu­ción de la na­tu­ra­le­za no con­tras­ta con la no­ción de crea­ción, por­que la evo­lu­ción pre­su­po­ne la crea­ción de los se­res que evo­lu­cio­nan”, in­sis­tió.

    Se­gún Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, a di­fe­ren­cia del res­to de las en­ti­da­des del Uni­ver­so, Dios le dio a los se­res hu­ma­nos una “au­to­no­mía” es­pe­cial, la li­ber­tad, y le hi­zo res­pon­sa­ble de la crea­ción pa­ra que la do­mi­ne y la de­sa­rro­lle has­ta el fin de los tiem­pos.

    Sos­tu­vo que, por eso, al cien­tí­fi­co, y so­bre to­do al cien­tí­fi­co cris­tia­no, le co­rres­pon­de la ac­ti­tud de in­te­rro­gar­se so­bre el porvenir de la Hu­ma­ni­dad y de la Tie­rra, de pre­ser­var­las, de eli­mi­nar los ries­gos pa­ra el am­bien­te.

    Di­jo que el cien­tí­fi­co de­be ser es­tar cons­cien­te que la na­tu­ra­le­za es­con­de, en sus me­ca­nis­mos evo­lu­ti­vos, unas po­ten­cia­li­da­des que de­ben des­cu­brir la in­te­li­gen­cia y a la li­ber­tad, con el ob­je­ti­vo de lle­gar al de­sa­rro­llo que for­ma par­te del di­se­ño del Crea­dor.

    “Por cuan­to li­mi­ta­da, la ac­ción del hom­bre par­ti­ci­pa de la po­ten­cia de Dios y tie­ne la ca­pa­ci­dad de cons­truir un mun­do ade­cua­do a su do­ble vi­da cor­po­ral y es­pi­ri­tual; cons­truir un mun­do más hu­ma­no pa­ra to­dos los se­res hu­ma­nos y no pa­ra un gru­po o una cla­se de pri­vi­le­gia­dos”, pon­de­ró.

    Teoría del Big Bang
    Según la teoría del Big Bang, el Universo se originó en una singularidad espaciotemporal de densidad infinita matemáticamente paradójica. El universo se ha expandido desde entonces, por lo que los objetos astrofísicos se han alejado unos respecto de los otros.
    En cosmología física, la teoría del Big Bang o teoría de la gran explosión es un modelo científico que trata de explicar el origen del Universo y su desarrollo posterior a partir de una singularidad espaciotemporal.
    Técnicamente, este modelo se basa en una colección de soluciones de las ecuaciones de la relatividad general, llamados modelos de Friedman- Lemaître – Robertson – Walker. El término “Big Bang” se utiliza tanto para referirse específicamente al momento en el que se inició la expansión observable del Universo (cuantificada en la ley de Hubble), como en un sentido más general para referirse al paradigma cosmológico que explica el origen y la evolución del mismo.
    Introducción
    Imagen proporcionada por el telescopio Hubble del espacio lejano, cuando el universo era más caliente y más concentrado de acuerdo con la teoría del Big Bang.
    Curiosamente, la expresión Big Bang proviene -a su pesar- del astrofísico inglés Fred Hoyle, uno de los detractores de esta teoría y, a su vez, uno de los principales defensores de la teoría del estado estacionario, quien en 1949, durante una intervención en la BBC dijo, para mofarse, que el modelo descrito era sólo un big bang (gran explosión). No obstante, hay que tener en cuenta que en el inicio del Universo ni hubo explosión ni fue grande, pues en rigor surgió de una «singularidad» infinitamente pequeña, seguida de la expansión del propio espacio.
    La idea central del Big Bang es que la teoría de la relatividad general puede combinarse con las observaciones de isotropía y homogeneidad a gran escala de la distribución de galaxias y los cambios de posición entre ellas, permitiendo extrapolar las condiciones del Universo antes o después en el tiempo.
    Una consecuencia de todos los modelos de big bang es que, en el pasado, el Universo tenía una temperatura más alta y mayor densidad y, por tanto, las condiciones del Universo actual son muy diferentes de las condiciones del Universo pasado. A partir de este modelo, George Gamow en 1948 pudo predecir que debería de haber evidencias de un fenómeno que más tarde sería bautizado como radiación de fondo de microondas.

    Post y Contenido Original de : El Mexiquense

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR