“No vuelvo a dejar que Mariana se vaya en Uber…”

“No vuelvo a dejar que Mariana se vaya en Uber…”

55
COMPARTIR

 

El 19-S tenía preparado un texto sobre el impacto en los jóvenes que produjo el emblemático caso de la joven Mara Fernanda, violada y asesinada en Puebla el 8 de septiembre, presuntamente por Ricardo Alexis, chofer de Cabify.

Pero el violento sismo que enlutó a México ese día nos obligó a cambiar el tema de la columna. Lo retomo tal como lo escribí:

La angustia se reflejó en el rostro de mi hijo Francisco, de 21 años, cuando hablamos del caso de Mara Fernanda, violada, asesinada y arrojada en una barranca de Puebla.

“Me siento mal. No vuelvo a dejar que Mariana (su novia) se vaya en Uber…,” me dijo con expresión de amargura.

Sus palabras me llamaron la atención. Parecían parte de una reflexión colectiva sobre la pesadilla. Cualquiera puede ser víctima: la novia, la hija, la hermana, la amiga, la sobrina.

Un chofer de taxi equivocado, un demente en tu camino, y adiós vida.

Lo recordaba esta semana Wendy Selene Pérez en su muro de Facebook:

Mara había tomado un taxi cuando la asesinaron. Lesby paseaba a su perro cuando la estrangularon. La pequeña Valeria iba protegiéndose de la lluvia cuando el chofer la violó y la mató.

Mariana Joselín salía de la tienda de barrio cuando el asesino abusó de ella en una carnicería y la mató como una res.

“Y el niño de siete años que iba en el auto con su papá (en la carretera Puebla-México) cuando lo acribillaron…”.

La reacción de mi hija Renata, de 28 años, fue una mezcla de miedo e impotencia. Miedo a toparte con un chofer desequilibrado, abusivo, mañoso.

Impotencia porque los llamados “taxis seguros” son todo menos eso.

Moverse solas en la noche es muy arriesgado, sobre todo para las mujeres.

  • El caso de Mara sacudió conciencias, movilizó gente en todo el país; sacó los mejores y los peores comentarios.

Entre éstos últimos, están las misóginas palabras del rector Job César Reyes Romero, de la Universidad Madero de Puebla, sobre la desaparición de mujeres.

Una reflexión retrógrada indigna de un académico.

“Para mí se debe a la descomposición de la sociedad y libertades que las chicas tienen ahora. Cualquiera puede salir a altas horas de la noche; tienen libertad y autonomía para viajar en su carro. “Y en esa libertad y descomposición de la sociedad se vuelven presas de gente que tiene la intención de lastimarlas”, subrayó.

El famoso colega poblano, Arturo Rueda, no se queda atrás en el tamaño de las barbaridades que dijo:

“La muerte de Mara es la mitad responsabilidad de Mara y la mitad responsabilidad del taxista. Uno, Mara pierde el conocimiento por lo bebida que iba o, dos, hubo acuerdo para irse al hotel con él…”.

Sin comentarios.

El caso es un balazo para Cabify y Uber. Por lo pronto, a la primera compañía le fue revocado el permiso de operar en Puebla.

La compañía mostró carta de no antecedentes penales del chofer Ricardo Alexis. Pero luego se supo que el sujeto, ya en la cárcel, estaba mezclado con los huachicoleros y que lo habían corrido de Uber.

¿Por qué tenía esa carta? Ahí le dejamos la pregunta.

  • Fue necesario un terremoto para que los partidos accedieran a donar sus prerrogativas ante la emergencia humanitaria por los sismos.

Nadie se quiere quedar atrás. Es un asunto de votos en año electoral. El que se niegue pierde terreno y quizá hasta el registro.

El PRI devolvió el jueves 258 millones de pesos.

Andrés Manuel López Obrador no necesitó de los sismos para anunciar, primero, una donación de 20% de sus prerrogativas.

Se pasó por el arco del triunfo el aberrante argumento del INE en el sentido de que los recursos etiquetados a los partidos no se pueden desviar ni para una emergencia humanitaria.

El jefe máximo de Morena ya elevó a 50% la donación de los gastos de campaña para actividades de reconstrucción.

Ricardo Anaya, jefe nacional del PAN, adelantó ayer, en un comunicado, que su partido cederá también 50% de los gastos de campaña.

Dante Delgado tuiteó que el MC donará 10% de esos gastos.

Un experto en el tema, que se amparó en el anonimato, nos dijo que hay “manzanas envenenadas” en las propuestas de los partidos.

Argumentó que el dinero fuerte de las agrupaciones políticas no es el de los gastos de campaña, sino el de los gastos de operación ordinaria.

Nos hizo otra observación. La presión ciudadana obligará al Congreso a legislar para reducir los gastos de campaña.

La cantidad que le quede a cada partido en ese rubro bajará, porque las cantidades se fijaron en porcentajes. 

Ante el “sí” de los partidos para que una parte de sus prerrogativas vayan a los damnificados de los sismos, la exsenadora independiente, Martha Tagle, nos dijo que se debe construir un Fondo Independiente de Reconstrucción, operado por un Consejo Ciudadano. “Hay que evitar suspicacias”, puntualizó.

 

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0


“No vuelvo a dejar que Mariana se vaya en Uber…”

Source: Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS

Loading...
COMPARTIR