Normales Rurales tendrán más recursos

    52
    COMPARTIR

    En plena crisis por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, la Cámara de Diputados aprobó un presupuesto de 400 millones de pesos para el Programa de Apoyo para Escuelas Normales Rurales. Nunca en la historia de estos institutos se había autorizado un presupuesto de tal cantidad. Tras la desaparición de los 43 jóvenes, el 26 de septiembre pasado, la Cámara de Diputados reconoció que las protestas de los estudiantes provienen, en gran parte, de la falta de recursos que hay en estas instituciones. Los diputados federales Miguel Alonso Raya y Jorge Federico de la Vega Membrillo, de la Comisión de Educación Pública en la Cámara de Diputados, coincidieron en que debía destinarse una partida específica para estas escuelas para evitar su desaparición. “Que quede claro que no desaparecen [las Normales Rurales], sino que se van a reconstruir y a transformar las escuelas”, aseguró Alonso Raya, después de haberse presentado la propuesta durante la discusión presupuestal. Héctor Astudillo, coordinador de los diputados del PRI en Guerrero, también coincidió en que era necesario el incremento en el presupuesto. “Con esto se evitaría que los estudiantes tengan que presionar cada año para que se abra la convocatoria para el nuevo ingreso de alumnos, para que no les quiten las becas y volver a pedir cada año material didáctico, libros y mobiliario”, declaró en días pasados en tribuna. Antes, las Normales Rurales no contaban con un presupuesto específico: recibían sus recursos a través del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB). El dinero es otorgado a las Secretarías de Educación de cada uno de los estados y estas dependencias deben entregar los recursos a las instituciones. Auditoría encuentra opacidad La opacidad en el manejo de los recursos transferidos a las Normales Rurales, a través del FAEB, ya se había detectado por la Auditoría Superior de la Federación y también por la Cámara de Diputados. La primera realizó el estudio Diagnóstico sobre la opacidad en el Gasto Federalizado, en el que recomendaba al gobierno federal dar mayor transparencia al ejercicio de los recursos. “Hacer explícitos y públicos los criterios, mecanismos y fórmulas de distribución de los recursos asignados a las entidades federativas y municipios, así como las fuentes de información consideradas para su aplicación. Asimismo, acompañar con asistencia técnica y asesoría a las entidades federativas en la aplicación local de las fórmulas correspondientes”, detalla el reporte de la Auditoría de junio de 2013. En el caso de la Cámara de Diputados, la Comisión de Educación Pública, que solicitó una auditoría al FAEB, encontró que en 2008, 500 personas recibieron salarios de más de 100 mil pesos. Esto no coincidía con la situación precaria en la que viven las Normales Rurales. Para dimensionar los 400 millones de pesos que en 2015 recibirán sólo las 17 escuelas rurales, basta recordar que en 2008 el Programa de Mejoramiento Institucional de las Escuelas Normales Públicas recibió 114 millones de pesos para 245 Escuelas Normales Públicas. Demandan más dinero Dentro de las manifestaciones que los normalistas hacen cada año, una de sus demandas es el aumento al presupuesto y asignación de plazas al momento de egresar como licenciados en educación. Ante la falta de presupuesto, la infraestructura en las Normales Rurales ha ido disminuyendo y hasta desapareciendo, como pasó este año en la Normal Rural Miguel Hidalgo de Atequiza, Jalisco. En esta institución, que es mixta y que en 2014 cumplió 80 años de haber entrado en servicio, hay una matrícula de 432 estudiantes; 214 son hombres. El colegio cuenta con dormitorios, donde los estudiantes pueden vivir; sin embargo, 218 mujeres deben rentar cuartos en casas cercanas a la institución educativa, de acuerdo con integrantes del Comité Estudiantil. Las estudiantes deben pagar también su alimentación, por lo que los costos se incrementan, en consecuencia exigen mayor presupuesto. La Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, conocida como la Normal de Ayotzinapa porque se encuentra en la población que lleva ese nombre y que pertenece al municipio de Tixtla Guerrero, es una de las 17 Normales Rurales que existen en el país y son la herencia de un proyecto de gobierno de los años 20, durante el gobierno de Álvaro Obregón, que tenía por objetivo capacitar a jóvenes que pudieran alfabetizar en zonas rurales. De estas 17 Normales Rurales, seis son escuelas-internados para mujeres y seis para hombres, mientras que cinco son mixtas, es decir, hay hombres y mujeres en ellas que cursan la Licenciatura en Educación Primaria. De acuerdo con información de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación de la Secretaría de Educación Pública, en el país se ubican escuelas normales en los siguientes estados: Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala, Zacatecas y Guerrero, Aguascalientes, Chihuahua y Jalisco. La investigación Las Normales Rurales: Historia y Proyecto de una Nación, de Tanalís Padilla, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco, señala que la primera institución normal que se fundó fue la de Tacámbaro, Michoacán, entre 1920 y 1922, cuando era gobernador Francisco Múgica, y por ello a aquella entidad se le considera como la cuna del normalismo. La Normal de Ayotzinapa fue construida en 1933 y las gestiones de su edificación las culminó el profesor Raúl Isidro Burgos, por ello lleva su nombre, de acuerdo con la página del gobierno del estado de Guerrero. Esa Normal Rural ha sido conocida porque ahí estudiaron los guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vásquez y en los últimos dos meses ha cobrado más relevancia por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, de quienes no se sabe su paradero desde el pasado 26 de septiembre. Una de las características de quienes estudian en estas Normales Rurales es que a sus aulas ingresan jóvenes de escasos recursos, en su mayoría son hijos de campesinos. Historia violenta La Escuela Normal de Ayotzinapa tiene una historia violenta. En 1974 fue tomada por elementos de las Fuerzas Armadas, debido a que Lucio Cabañas secuestró a Rubén Figueroa, entonces candidato a gobernador de Guerrero, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI). El ejército ocupó la escuela por tres meses —tiempo que duró el secuestro—, porque al alumnado se le vinculaba con la guerrilla a la que pertenecía Cabañas. De acuerdo con datos históricos, Cabañas solía secuestrar para hacerse de recursos y mantener la guerrilla en la sierra. En 2007 elementos de la policía estatal desalojaron a estudiantes normalistas cuando bloqueaban los accesos a la Cámara de Diputados de Guerrero. Las protestas dejaron al menos tres estudiantes lesionados y 56 detenidos. En 2011 dos normalistas fueron asesinados durante una balacera, cuando policías estatales disuadieron una manifestación que mantenían los estudiantes sobre la autopista México-Acapulco. En aquel entonces los jóvenes exigían la designación del director y mejoras en la alimentación que les ofrecían en los comedores de la Normal Rural, entre otras demandas. La sede de Ayotzinapa no es la única que se ha visto empañada por la violencia y bajo la amenaza de ser cerrada. Algunas sí fueron clausuradas, como sucedió con la Escuela Normal Rural Luis Villarreal de la comunidad de El Mexe, que se ubicaba en el municipio de Francisco I. Madero, en el estado de Hidalgo. Esa sede fue cerrada el 6 de julio de 2008 cuando era gobernador Miguel Ángel Osorio Chong, actual secretario de Gobernación. En esta escuela, también tomaron clases por un tiempo los guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vásquez Rojas —además de haber estado en la de Ayotzinapa—. Las instalaciones cerraron después de 82 años, en los que egresaron 78 generaciones de profesores. Antes del cierre de la Normal Rural de El Mexe, su matrícula empezó a bajar en 1994, durante el periodo como gobernador de Jesús Murillo Karam, actual titular de la Procuraduría General de la República (PGR) y quien encabeza las investigaciones de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. En todo el país existen un total de 261 Escuelas Normales, donde preparan a licenciados en educación preescolar, primaria y especial. De ese total, únicamente 17 son Escuelas Normales Rurales, donde siguen con alguna parte del proyecto inicial que consiste en formar a profesores capacitados para enseñar a leer y a escribir, menciona la investigadora de la UAM Azcapotzalco, Padilla. Por lo pronto, padres y madres de los estudiantes normalistas, así como normalistas en distintos estados del país, académicos y estudiantes de diversas universidades de México y otros países, siguen exigiendo justicia para los normalistas desaparecidos desde las últimas horas del viernes 26 de septiembre. Padilla señala que el espíritu de las Escuelas Normales se puede explicar a través del famoso mural de Diego Rivera intitulado La Maestra Rural, que se encuentra en el interior de la SEP, y ejemplifica el papel que debía jugar la educación dentro del nuevo orden revolucionario. Hoy, los problemas de las Normales Rurales pasan por la necesidad de un mayor presupuesto, mismo que fue autorizado por la Cámara de Diputados y que servirá para aminorar sus carencias, sobretodo de infraestructura. Post y Contenido Original de : La Cronica

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR