Temor y duda en jornada electoral en Estados Unidos

Temor y duda en jornada electoral en Estados Unidos

Nov 3, 2014 0 Por latlayud
Paul Lara/ENVIADO

ATLANTA, 3 de noviembre.– A un día de las elecciones intermedias en Estados Unidos, el temor domina a los votantes, según una encuesta realizada entre el 26 y el 31 de octubre y dada a conocer ayer por la firma Princeton Survey Research Associates International (PSRAI)

La encuesta señala que dos tercios de la población con derecho al voto tiene miedo al contagio por el virus del ébola o a ser víctimas de un ataque terrorista del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

A ello se suma el miedo a una economía débil que no se recupera al ciento por ciento, así como a la falta de empleo bien remunerado.

Este miedo los ha puesto a pensar si es oportuno sufragar por el Partido Demócrata este 4 de noviembre o buscar cambiar el rumbo de la actual política.

“El índice de aprobación del presidente Barack Obama es actualmente de 44%, y ninguno de los dos partidos tiene el voto asegurado por la falta de confianza del electorado para resolver los problemas de la nación. Por márgenes significativos, los encuestados prefieren a los republicanos en el Congreso cuando se trata de lidiar con la economía y los militantes de ISIS en Irak y Siria”, explica a Excélsior Mary McIntosh, presidenta de PSRAI.

Sin embargo, “por dos dígitos, dicen preferir a los demócratas, pues los ven como una mejor solución en el manejo de la desigualdad de ingresos, la inmigración y otras cuestiones sociales como el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo”, agrega.

McIntosh señala que cuando se trata de atender la problemática de enfrentar el virus del ébola, uno de cada cinco encuestados dice que no confían en ninguno de los partidos y sus funcionarios, pues han demostrado no estar preparados.

Pero el resultado final que muestra el análisis de PSRAI da una ligera ventaja a los republicanos, ya que dice que el estado de ánimo pesimista del electorado los está favoreciendo, pues sus partidarios son más entusiastas acerca de la votación, lo que se suma a su “animada oposición” a la actual administración.

Un año turbulento

En la encuesta de PSRAI se menciona que sólo un tercio de los encuestados dice que están, en general, satisfechos en cómo van las cosas en Estados Unidos.

“El estado de ánimo de hoy es similar a las elecciones intermedias de 1994 y 2006, años turbulentos que llevaron a que el partido que tenía en su poder la Casa Blanca sufriera fuertes reveses que les costaron el control de la Cámara de Representantes”, dice Jenn Medeiros, jefa del Departamento de Comunicaciones de EMILY’s List, un comité de acción política en Estados Unidos que tiene como objetivo impulsar al voto de las y los candidatos demócratas al Congreso.

A esta postura se suma Pat Murrell, presidenta de la Liga de Mujeres Votantes, sección Louisville, que asegura que con un demócrata en la Casa Blanca los republicanos ya ganaron una mayoría en la Cámara hace cuatro años. “La pregunta más importante para mañana es si los demócratas serán capaces de mantener el control del Senado”.

Obama, un tema a discutir

Las últimas encuestas aseguran que la mitad de los votantes afirman que Obama no pesa en su voto para el Congreso. Pero para el resto, el Presidente sí es un factor, ya que la mitad dice que posiblemente vote en contra de los demócratas por la actual situación que se vive en la nación.

El desafío para los demócratas es ganar en unas horas más partidarios para las elecciones de mitad de periodo, cuando hay menos gente que vota, y los que normalmente lo hace son gente adulta mayor, más conservadores y propensos a apoyar a los republicanos.

“Los datos son claros, sólo 7% de los posibles votantes son menores de 30 años. Por el contrario, la proporción del electorado mayor de 65 años se ha elevado a 27%, desde 16% en 2012. Eso significa que los conservadores conforman hoy 35%”, comenta McIntosh.

Más preocupaciones

Según la consultora Pew Research Center, en una encuesta de 2012, el terrorismo llegó a ser parte de una lista de siete temas que solicitaban los votantes se resolviera rápidamente, con dos por ciento del total.

Pero un nuevo análisis entregado la semana pasada muestra que la seguridad nacional y el terrorismo ocupan el segundo lugar, citado por 21% de los encuestados.

Mientras para los demócratas el empleo sigue siendo el tema más importante, para los republicanos el terrorismo ocupa ya el primer lugar.

En un recorrido por las calles de Atlanta se preguntó a los ciudadanos qué era lo que esperaban que realizaran los congresistas el próximo año durante su legislatura. La mayoría mencionó la creación de empleo y la lucha contra el terrorismo.

De las 50 personas entrevistadas, el total señala no tener confianza en que el gobierno cumpla cualquiera de esas prioridades, éste o el próximo año.

 

Obamacare, en la disputa electoral

Tras años intentando revocar la reforma de salud del presidente Barack Obama, los republicanos trabajan en una nueva estrategia para eliminar algunas indicaciones de la ley usando medidas específicas, que podrían recibir apoyo de suficientes demócratas para llegar al despacho del mandatario.

Pero primero tendrían que conseguir seis escaños más en el Senado durante las elecciones legislativas de mañana, lo que le daría al Partido Republicano el control de las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos por primera vez desde 2006.

Puesto que los sondeos de opinión muestran que tienen grandes posibilidades de conseguir la mayoría del Senado, los republicanos están explorando una serie de iniciativas para retirar varias medidas tributarias y penalidades a empresas indicadas en la reforma, llamada también Obamacare.

La Ley de Salud Asequible, el mayor logro legislativo de Obama durante su presidencia a nivel doméstico, busca reducir el número de estadunidenses sin seguro médico al ofrecer cobertura subsidiada a personas de bajos recursos y extender el programa Medicaid
para los más pobres.

Pero la ley ha sido objeto de constantes ataques republicanos desde que el Congreso la aprobó en 2010, cuando ambas cámaras estaban controladas por los demócratas.

Si el Congreso queda bajo el control de los republicanos se prevé que éstos presenten desde enero dos proyectos de ley por separado para diluir la reforma, además de la penalización a estadunidenses que no obtengan cobertura en salud y los subsidios federales para personas de menores ingresos inscritas para recibir beneficios del sector privado bajo el Obamacare.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, fue duramente criticado la semana pasada por los conservadores cuando dijo que el partido posiblemente obtendrá los 60 votos en el Senado, del total de 100, que son necesarios para revocar la reforma de salud con una legislación regular.

Pero dado que es casi seguro que la Casa Blanca vete tales medidas, los republicanos esperan avanzar rápidamente con una legislación capaz que atraer a suficientes demócratas como para superar los obstáculos legislativos del Senado y añadir presión sobre Obama para que admita cambios, de acuerdo a legisladores y asesores.

Entre los objetivos republicanos está la indicación ACA, que ordena a las empresas con al menos 50 trabajadores de tiempo completo ofrecer cobertura de salud a sus empleados para no quedar sujeto a penalizaciones.

 

En la mente del elector

Esto es lo que pasa por la cabeza de los ciudadanos con derecho al voto, según una encuesta de Princeton Survey Research Associates International:

  • Economía incierta: la prioridad principal en el Congreso para el próximo año es la creación de empleo, citado por 29% de los encuestados. A pesar de que el desempleo se ha reducido a 5.9% y la economía ha crecido saludablemente 3.5% en el tercer trimestre del año, la ansiedad forjada en la Gran Recesión sigue proyectando una nube negra.
  • La larga batalla contra ISIS: seis de cada diez encuestados predice que Estados Unidos tendrá que hacer frente a la amenaza del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), aún después de que acabe el segundo mandato de Barack Obama en dos años. Cuatro de cada diez encuestados dice que el conflicto tendrá una extensión de más de cinco años.
  • La amenaza del ébola: cuatro de cada diez dice que un brote importante del virus en Estados Unidos es algo muy probable para el próximo año, aunque los expertos de salud pública aseguran que esta perspectiva es remota. Más de uno de cada diez  dice que es muy o bastante probable que alguien en su familia contraiga el virus. Cuatro de cada diez dice que no confían en el gobierno federal para manejar la amenaza de una epidemia.

 

El Senado recorta nueva  agencia de inteligencia

Un plan del Pentágono para crear una nueva agencia de inteligencia en el extranjero ha sido reducido después de que legisladores expresaran preocupación sobre su objetivo y costo, informó ayer el diario estadunidense The Washington Post.

El nuevo Servicio Clandestino de Defensa, anunciado por el Pentágono hace más de dos años, pretende usar a agentes existentes, autoridades y recursos para trabajar de cerca con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) en el rastreo de amenazas emergentes en todo el mundo.

Pero un reporte publicado en The Washington Post informó que la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA, por sus siglas en inglés) entrenará y desplegará a 500 agentes encubiertos, cerca de la mitad de lo que se había planteado en un principio.

Aunque los agentes de la Agencia de Inteligencia de la Defensa ya se dedican actualmente a recopilar información de inteligencia en zonas de batalla convencionales, el Servicio Clandestino de Defensa tiene como objetivo propiciar una mayor cooperación entre el ejército y la CIA.

Sin embargo, el Congreso estadunidense expresó preocupación porque el Pentágono termine pagando la cuenta por misiones de la CIA, dice el Post.

 

Post y Contenido Original de : Excelsior

Comentarios

COMENTARIOS