VW Polo, ahora proviene de la India

VW Polo, ahora proviene de la India

Nov 3, 2014 0 Por latlayud


México.- Esta semana VW México presentó para el mercado nacional el Polo 2015, el cual recibe algunos ligeros cambios en la estética acordes a la linea de diseño que maneja la marca, para mantenerlo “fresco”, lo que en la industria automovilista se le conoce como facelift.

Donde los cambios se hacen mas notorios es a nivel mecánico, donde se hacen varios ajustes (un poco extremos) como cambiar el bloque 1.2TSI por uno 1.6 atmosférico (mismo motor del VW Vento, que es la versión sedan del Polo), de igual manera la transmisión de cambio automático deja de ser la DSG de 7 relaciones a una Triptronic de 6 marchas y monta unos frenos de disco en la parte frontal y tambor en el eje trasero, el Polo anterior montaba discos en las 4 ruedas.

Estas modificaciones provocan un descenso del precio final, de cerca de 200 mil pesos a 180 mil en la versión de entrada, de igual manera la percepción del calidad del producto se ve afectada.

Con el cambio de motorización el nuevo Polo marca unos consumos homologados de 15.2 km/l para ciudad y 26.4km/l en carretera.

En cuanto a equipamiento general, el Polo cuenta con dirección electromecánica, rines de aluminio de 15″, frenos ABS, cinturones de seguridad de 3 puntos, alarma acústica y óptica, bolsas de aire frontales, aire acondicionado manual, volante con ajuste de profundidad y altura, así como faros de niebla de serie.

El Polo 2015 para el mercado nacional es armado en India al igual que el Vento, una sorpresa por que se manejó que podría ser fabricado en la planta de VW en Puebla, sustituyendo la linea de ensamble que dejará libre el Jetta Clásico (MKIV), dejando al aire que modelo será el que sustituya a éste.

La competencia directa del VW Polo son el Peugeot 208 ($199,900), Mazda 2 ($198,900), Toyota Yaris ($196,200), Honda Fit ($187,000), Ford Fiesta ($179,900), Seat Ibiza ($178,200), Renault Sandero ($157,000) y Nissan March ($150,700).

Post y Contenido Original de : El debate