¡Y sí es Tomás Canizález!

    84
    COMPARTIR


    Mazatlán, Sinaloa.- Después de un prolongado suspenso, finalmente ayer fue “destapado” como coach del equipo mazatleco que jugará en la próxima temporada del Circuito de Baloncesto del Pacífico (Cibacopa) el también porteño Tomás Canizález.

    “Regreso a Mazatlán con un sentido de pertenencia y con un reto muy ambicioso por delante”, externó el experimentado entrenador apenas se sentó en el área central de la mesa del presidium, dueño de los reflectores.

    Desde 2004, Canizález ha dirigido no solo en el circuito del Pacífico, sino también en la máxima liga en México, la Liga Nacional Profesional.

    El profesionista, que hace 10 años encabezó a Tiburones de Mazatlán en una temporada de media tabla, vuelve a su terruño, ahora cobijado por la directiva que integran el mochitense Paúl Lucke y los mazatlecos Patricio García y Marcos Chávez en el regreso de la franquicia local en Cibacopa tras tres años de ausencia.

    Hace tres meses, EL DEBATE de Mazatlán consignó que, de acuerdo con fuentes cercanas a la franquicia, el también llamado como “El Jefe” era la opción más viable de ser el coach.

    Quince días atrás, el rotativo también reveló que, según los indicios destapados por Lucke, presidente del club, el porteño se perfilaba al “trono” con solidez.

    Atrás dejó al estadounidense John Saintingnon, con quien peleó en la recta final, y al capitalino Guillermo Correa, otro de los técnicos que conformaron la terna inicial.

    Alimentan la emoción. Fueron los directivos quienes presentaron a Canizález de una manera bastante peculiar, inesperada para los presentes.

    Luego de describir su trayectoria y destacar las cualidades que pesaron finalmente en la decisión que, por cierto, se esperaba desde septiembre pasado, Chávez, como director deportivo del futuro representativo mazatleco, pidió se abriera la puerta del salón de usos múltiples del hotel Crown Plaza, donde se efectuó la ceremonia de asunción, para enseguida dar “luz verde” al “tapado” a que abriera cancha y pasar al frente en donde se encontraban no solo directivos, sino autoridades deportivas y basquetboleras y patrocinadores. El ahora oficial estratega de Mazatlán llegó enfundado en un traje color azul marino y acompañado de sus padres e hija, que se quedaron sentados entre reporteros y fotógrafos, al tiempo que el vástago ocupaba el lugar de honor. Siempre sonriente y seguro de sí.

    “Atrás quedó el misterio”, soltó. “Aunque es mi trabajo, era importante estar cerca de mi familia, verlos más seguido y con el gusto de dirigir a Mazatlán nuevamente”.

    Lucke analizó que, en la determinación de Canizález, se privilegió la visión a largo plazo, el conocimiento del baloncesto mazatleco y el proyecto solidario con el talento local.

    “Hasta ahora nadie está seguro”, dijo el coach, al referirse a Ron Selleaze y Héctor “Nito” Ibáñez, de quienes se ha manejado tienen ya un lugar en el equipo. “Necesito verlos, platicar con ellos, y decidir si se quedan en función de sus pretensiones y propuestas”.

    <iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

    style=”width:300px; height:20px;”>

    Post y Contenido Original de : El debate Deportes

    Comentarios

    COMENTARIOS

    Loading...
    COMPARTIR